Sri Lanka busca en Rusia un aliado para su crisis de combustible

0
267

Representantes de una compañía petrolera rusa llegaron este jueves a Sri Lanka para negociar un acuerdo con las autoridades de la nación isleña y aumentar sus escasas reservas de combustible en plena crisis, que llevó al Gobierno a restringir su uso para servicios esenciales.

Dos miembros de la empresa petrolera se reunirán en los próximos días con el presidente esrilanqués, Gotabaya Rajapaksa, informó a Efe un portavoz del Ministerio de Energía de Sri Lanka, bajo condición de anonimato.

Esta visita se produce un día después de que Rajapaksa pidiese a su homólogo ruso, Vladimir Putin, facilidades de crédito para adquirir crudo durante una conversación con motivo del 65 aniversario del inicio de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

«Mantuve una teleconferencia muy productiva con el presidente de Rusia, Vladimir Putin (…) solicité una oferta de apoyo crediticio para importar combustible a Sri Lanka para vencer los desafíos económicos actuales», escribió ayer el presidente esrilanqués en Twitter.

Además, Rajapaksa dijo que acordaron «fortalecer las relaciones bilaterales en sectores como el turismo, el comercio y la cultura», y que solicitó a Putin «reiniciar las operaciones de Aeroflot» en Sri Lanka, un servicio que suspendió la aerolínea estatal rusa a principios de junio tras una disputa judicial que mantuvo retenido en la isla uno de sus aviones durante cuatro días.

Rusia es el segundo mercado turístico más grande de Sri Lanka y representó el 8,7 % de las llegadas al país en 2021, según la Autoridad de Desarrollo Turístico de Sri Lanka.

Estas negociaciones se producen en medio de la invasión rusa de Ucrania, que desencadenó por parte de Occidente una oleada de sanciones económicas contra Rusia, muchas de ellas dirigidas a frenar las importaciones de petróleo ruso y a las que Rusia ha reaccionado intentado en los últimos meses diversificar sus exportaciones hacia otros países asiáticos, como la India o China.

Sri Lanka afronta la peor crisis económica desde su independencia del Imperio británico en 1948, con escasez de medicamentos, alimentos y combustible, provocada en parte por el gran endeudamiento, erradas políticas gubernamentales, y el impacto de los atentados de Pascua y la pandemia en el turismo.

Las limitadas reservas de combustible llevaron al Gobierno a limitar la semana pasada la distribución de combustible a servicios esenciales, una medida que paralizó desde entonces la actividad en el país y que está prevista que concluya el 10 de julio.

Al mismo tiempo, las autoridades de la nación isleña negocian con el Fondo Monetario Internacional un posible rescate, mientras que también han pedido ayuda a otros países, como es el caso de la India. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here