La inflación en Japón alcanza el 3,7% en noviembre, la más alta desde 1981

0
112

La inflación en noviembre en Japón a su ritmo más rápido desde 1981, según datos publicados el viernes, impulsados en parte por el encarecimiento de la energía.

Los precios al consumo subyacentes, que excluyen los volátiles costes de los alimentos frescos, subieron un 3,7% el mes pasado en comparación con el año anterior, según los datos publicados por el Ministerio del Interior del país.

Los precios de los alimentos procesados fueron los que más subieron, así como los de la electricidad y los bienes duraderos, como los aparatos de aire acondicionado.

La cifra de noviembre está muy por debajo de los altísimos niveles que han desatado la preocupación en EE.UU., el Reino Unido y otros países, pero supera con creces el objetivo a largo plazo del Banco de Japón del 2%.

Incluso excluyendo los alimentos frescos y la energía, el índice subió un 2,8%.

«Aunque baja según los estándares internacionales, la inflación japonesa de los precios al consumo, entre el tres y el cuatro por ciento, es lo suficientemente alta como para sentirse incómodo con el estancamiento del crecimiento salarial», escribió Sarah Tan, economista de Moody’s Analytics, en una nota.

El índice subyacente de precios al consumo (IPC) ha subido de forma constante desde principios de año, presionando al Banco de Japón para que modifique su política de relajación monetaria.

La Reserva Federal de EE.UU. (Fed) y otros bancos centrales han subido con fuerza los tipos de interés este año para atajar la inflación.

Pero Japón, que desde la década de 1990 ha oscilado entre periodos de inflación lenta y de deflación, ha actuado a contracorriente y sigue manteniendo los tipos de interés en niveles muy bajos mientras intenta reactivar su economía.

El Banco de Japón considera que la reciente subida de precios es temporal y que aún no hay motivos para cambiar de rumbo.

Las marcadas diferencias entre los planteamientos del Banco de Japón y de la Reserva Federal han hecho caer el valor del yen frente al dólar este año, desde unos 115 yenes por dólar en marzo hasta un mínimo de 151 yenes en octubre.

La divisa se ha recuperado algo, ayudada por las intervenciones gubernamentales.

Esta semana, el banco central japonés ha dado un giro inesperado a su política monetaria ultraexpansiva, lo que ha provocado una rápida apreciación del yen.

Aunque el ajuste no llega a ser una subida de tipos, los analistas afirman que podría ayudar a detener la depreciación del yen.

La mayoría de los analistas prevén que la subida de precios en Japón alcance su punto álgido hacia finales de año o principios de 2023.

«Es probable que la inflación se sitúe en una media del 4% en diciembre, dado el retraso en la repercusión de la subida de los precios de producción», dijo Tan.

«Se espera que disminuya en 2023 a medida que entre en vigor el apoyo de las políticas», con una inflación mundial que también se moderará a medida que los precios de las materias primas se estabilicen y se solucionen las interrupciones de la cadena de suministro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here