Japón se rearmará con misiles Tomahawks con un alcance de ataque de 1.600 kilómetros

0
150
Japón comenzará a adquirir misiles de crucero Tomahawk de Estados Unidos en el año fiscal 2025, un año antes de lo inicialmente previsto, en respuesta al empeoramiento del entorno de seguridad en Asia Pacífico.
El ministro de Defensa japonés, Minoru Kihara, que asumió el cargo tras una reorganización del Gabinete a mediados de septiembre, hizo el anuncio en un encuentro con la prensa en Washington tras mantener sus primeras conversaciones cara a cara con su homólogo estadounidense, Lloyd Austin

En medio de los crecientes desafíos de seguridad presentados por China, Corea del Norte RusiaKihara y Austin confirmaron su interés mutuo en aumentar las capacidades de disuasión y respuesta de la alianza Japón-Estados Unidos dijeron ambos funcionarios.

Como parte de los preparativos para adquirir capacidades de «contraataque», o la capacidad de atacar bases enemigas si fuera necesario, Japón planea comprar 400 Tomahawks, que tienen un alcance de ataque de unos 1.600 kilómetros.
Los jefes de defensa «compartieron el reconocimiento» de que la adquisición de misiles Tomahawk Block-4 comenzará en el año fiscal que comienza en abril de 2025, dijo un funcionario japonés, señalando que la compra aún debe ser aprobada por el Congreso de los Estados Unidos.

Originalmente, Japón planeaba comprar la última generación de misiles Tomahawk Block-5 en los años fiscales 2026 y 2027 para desplegarlos en los destructores Aegis de la Fuerza de Autodefensa Marítima.
Ahora, de los 400 misiles de fabricación estadounidense, planea comprar de manera anticipada hasta 200 de la versión anterior entre el año fiscal 2025 y el año fiscal 2027, según el funcionario. El resto de la compra se compondrá de misiles más nuevos que se espera que sean entregados a Japón según el calendario original.

Kihara señaló que cambiar el calendario «contribuirá más pronto a un fortalecimiento drástico de las capacidades de defensa» de Japón

El ministro de Defensa nipón agregó que las capacidades de las dos versiones de misiles, como su alcance de ataque, son más o menos las mismas y que el sistema de lanzamiento también es compatible.
Para la compra, el gobierno japonés ha destinado 211.300 millones de yenes (unos 1.200 millones de euros) en el presupuesto para el año fiscal 2023 que comenzó en abril. Como aproximadamente la mitad de los misiles que se compran son una versión anterior, el cambio probablemente reducirá el costo de adquisición.
Los Tomahawks, utilizados por primera vez en la Guerra del Golfo de 1991, pueden cubrir áreas costeras chinas y los funcionarios japoneses los consideran esenciales para reforzar las capacidades de defensa de Tokio hasta que pueda introducir misiles de crucero de fabricación nacional.

«Este es un momento de impulso histórico en la alianza entre Estados Unidos Japón», dijo Austin al darle la bienvenida a Kihara al Pentágono.
Austin dijo que quiere trabajar estrechamente con Kihara para fortalecer aún más la alianza en respuesta al «comportamiento coercitivo de China, las peligrosas provocaciones de Corea del Norte y la guerra elegida por Rusia contra Ucrania».
Kihara dijo a Austin que Japón y Estados Unidos necesitan «fortalecer las capacidades de la alianza para disuadir y responder» a cualquier intento de cambiar el status quo por la fuerza, ya que eso no puede tolerarse en ninguna parte del mundo.
A la luz del aumento de las actividades militares de China y su cooperación cada vez más profunda con Rusia, los dos acordaron impulsar la cooperación «más que nunca» y reafirmaron la importancia de la paz y la estabilidad a través del estrecho de Taiwán, según el Ministerio de Defensa de Japón.
A fines del año pasado, en un importante cambio de política bajo la Constitución de Japón que renuncia a la guerra, el Gabinete del primer ministro Fumio Kishida aprobó planes para reforzar significativamente la defensa del país y aumentar drásticamente el gasto con ese fin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here