Alza de tasas en Japón aumenta la deuda; no logra equilibrio en gasto

0
110

Japón elevó sus estimaciones sobre las tasas de interés a largo plazo en las proyecciones fiscales semestrales del gobierno publicadas el martes, tras la decisión del banco central del mes pasado de permitir una mayor fluctuación de los rendimientos de los bonos a 10 años.

Japón elevó sus estimaciones sobre las tasas de interés a largo plazo en las proyecciones fiscales semestrales del gobierno publicadas el martes, tras la decisión del banco central del mes pasado de permitir una mayor fluctuación de los rendimientos de los bonos a 10 años.

El aumento de tasas pondrá a prueba la capacidad del gobierno para hacer frente a la carga de la deuda más pesada del mundo industrializado, que representa más del doble de la producción económica anual de Japón.

Aunque una década de agresivos estímulos monetarios bajo la dirección del gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, apenas ha contribuido al crecimiento económico, que ha rondado 1% de media durante ese tiempo, ha mantenido los costos de endeudamiento del gobierno por los suelos.

Ahora el gobierno ve el superávit presupuestario primario de Japón en el año fiscal 2026, aunque ese superávit “se vislumbraría” en el próximo año fiscal si se esfuerza por racionalizar el gasto presupuestario del gobierno.

“No es fácil realizarlo en un momento en que aumenta la incertidumbre”, declaró el Primer Ministro Fumio Kishida en una reunión de su principal grupo de asesores económicos, el Consejo de Política Económica y Fiscal, compuesto por 11 miembros, entre los que se encuentra Kuroda

“Nos esforzaremos por lograr tanto la reactivación económica como la reforma fiscal para no perder la confianza de los mercados y de la comunidad mundial en nuestra sostenibilidad fiscal a mediano y largo plazos”.

Según sus últimas previsiones, el gobierno de Kishida aspira a lograr un superávit presupuestario primario –excluyendo la venta de nuevos bonos y los costos del servicio de la deuda– en el ejercicio fiscal hasta marzo del 2026.

El gobierno, que ha incumplido los objetivos de equilibrio presupuestario durante una década, volvería a incumplirlos debido al aumento del presupuesto de defensa, lo que dejaría un déficit de 1.5 billones de yenes en el año fiscal 2025, por encima de los 500,000 millones previstos anteriormente.

La relación deuda/PIB alcanzará un máximo de 217% en el presente año fiscal, que finaliza el 31 de marzo, antes de descender de forma constante hasta el año fiscal 2032, basándose en la hipótesis de que la economía crecerá 2% anual.

Asumiendo el escenario base de crecimiento cero, se espera que el ratio deuda/PIB aumente en la segunda mitad del periodo de previsión.

Se espera que las tasas a largo plazo aumenten de 0.3% observado este año fiscal a 0.4% en el 2023-2025, antes de subir a 3.1% en el año fiscal 2032, según las proyecciones. Las proyecciones muestran que un alza de 0.5% de las tasas a largo plazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here