Revelada la segunda intención de la política de Japón para con China

0
121

El 19º Diálogo de Shangri-La concluyó en Singapur el día 12. El discurso de apertura del primer ministro japonés, Fumio Kishida, que fue calificado por los medios japoneses como «señal a China», y dejó en claro su intención de confrontarse globalmente con China en los campos militar, económico, etc.

Esta es la segunda vez que Japón envía a una figura del nivel de primer ministro para dar un discurso de apertura en la conferencia de Shangri-La. La última vez fue en 2014, cuando el entonces primer ministro, Abe Shinzo, atacó a China de forma anónima en la reunión. Comparado con el discurso de Abe hace ocho años, el discurso de Kishida esta vez no solo aboga por atacar a China en los campos político, militar, económico y otros, sino también instiga a otros países asiáticos a enfrentarse a China y aumentar el gasto militar. El discurso del ministro de Defensa japonés, Nobuo Kishi, básicamente repitió la vieja melodía del discurso de Kishida, especialmente en el tema de Taiwan, que mostró una actitud de confrontación militar.

Teniendo en cuenta la reciente serie de acciones de Japón sobre el tema de China, no sorprende que los políticos japoneses pronunciaran estos discursos en la Conferencia de Shangri-La.

Actualmente, Estados Unidos está promoviendo la llamada «estrategia del Indo-Pacífico», lo que hace pensar a algunos políticos japoneses que han encontrado una oportunidad para desafiar a China, lograr una relajación militar y buscar la hegemonía en Asia. Pero al mismo tiempo, ven que Estados Unidos ya no tiene la fuerza que solía tener al intervenir en los asuntos asiáticos, toman la iniciativa de desempeñar el papel de agente en Asia y servir a Estados Unidos.

En su discurso en la Conferencia de Shangri-La, Kishida anunció el lanzamiento del llamado «Plan de Paz del Indo-Pacífico» el próximo año, en un intento de disuadir a China en una serie de cadenas políticas, económicas, diplomáticas, militares, industriales y otras. En su discursos, él y Nobuo Kishi exageraron que «Ucrania de hoy puede ser el mañana del Este de Asia» y atacaron a China que «no renunciará al uso de la fuerza contra Taiwan», con el objetivo de encontrar un pretexto para que Japón aumente el gasto de sus fuerzas armadas, enmendar la Constitución pacifista y participar en una confrontación militar en Asia. Combinado con el plan de Japón de enviar funcionarios civiles del Ministerio de Defensa a «permanecer» en la región de Taiwan este verano y el plan del Ministerio de Defensa japonés de establecer un comando unificado para las Fuerzas de Autodefensa del Ejército, la Armada y el Aire y otras tendencias, Japón y Estados Unidos cooperan en la ambición de «controlar China con Taiwan».

A nivel económico, Japón también tiene el cálculo para luchar contra China. Aunque la economía japonesa se ha perdido durante más de 30 años, y no tiene demasiada tecnología de última generación, Japón propone «seguridad económica» para mantener su posición dominante en el campo de la alta tecnología y restringir que la tecnología de Japón proporcione servicios a China. Hace un mes, el parlamento japonés aprobó el nuevo proyecto de ley de seguridad económica propuesto por el gabinete de Kishida. Esta vez, Kishida dijo en su discurso en la Conferencia Shangri-La  «fortalecer la cooperación internacional en nuevas áreas políticas como la seguridad económica» con la misma intención.

Además, la parte japonesa también afirmó fortalecer los intercambios militares con los países del sudeste asiático y brindar asistencia militar, en un intento por atraer a más países que puedan enfrentarse a China. Como resultado, recibió una negativa.

El desarrollo de China es una oportunidad más que una amenaza: este es el consenso de la gran mayoría de los países asiáticos, y los políticos japoneses no pueden instigarlos. Los políticos japoneses están dispuestos a ser peones de los Estados Unidos, promoviendo una edición de la OTAN en Asia-Pacífico y abogando por una confrontación integral contra China, una vez más exponen la ambición del militarismo y ponen en grave peligro el orden internacional y la paz y la estabilidad regionales. No ha pasado mucho tiempo desde el fiasco general en la Segunda Guerra Mundial, y parece que los malos planes de los políticos japoneses contra China solo llevarán a Japón nuevamente al abismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here