Nuevo plan climático de Indonesia: Avances lentos pero cambios inminentes

0
868
2KF30K7 Indonesian President Joko Widodo shows mangrove seeding area to journalists as part of the G20 Summit, in southern of Denpasar, Indonesia on November 16, 2022. Alex Brandon/Pool via REUTERS

El último plan climático de Indonesia, publicado poco antes de las negociaciones sobre el clima de la COP27, sigue implicando al carbón y no consigue alinear al país con una senda que mantenga el calentamiento global dentro de 1,5C.

Sin embargo, un importante acuerdo de inversión extranjera -la Asociación para una Transición Energética Justa- anunciado posteriormente en la cumbre del G20 en Bali podría acelerar la transición si el gobierno pone en marcha las políticas adecuadas.

En su plan nacional sobre el clima, conocido como contribución nacionalmente determinada (NDC, por sus siglas en inglés) mejorada, Indonesia solo ha introducido un ligero cambio en los objetivos iniciales de gases de efecto invernadero que presentó tras su ratificación del Acuerdo de París en 2016. Para 2030, el país reducirá las emisiones en un 31,9% en comparación con un escenario sin cambios, por encima del 29% del plan de 2016. Si recibe el apoyo financiero internacional adecuado, reducirá las emisiones en un 43,2%, frente al 41%.

La NDC no ofrece detalles sobre el cierre progresivo de las centrales eléctricas de carbón del país, algo que llevan años pidiendo los ecologistas.

Los críticos afirman que el plan es insuficiente. Según un análisis de Climate Action Tracker, el objetivo de reducción incondicional de Indonesia debería fijarse en el 62% para cumplir el límite de calentamiento de 1,5 ºC que las naciones acordaron en el Acuerdo de París.

Sin embargo, se espera que la Asociación para una Transición Energética Justa (JETP, por sus siglas en inglés) movilice 20.000 millones de dólares en financiación pública y privada durante un periodo de tres a cinco años, lo que podría empujar a Indonesia a alcanzar nuevos objetivos y políticas significativos para reducir las emisiones, especialmente en el sector energético.

El JETP permitirá a Indonesia adelantar aproximadamente siete años, hasta 2030, la fecha de máximo consumo de su sector eléctrico, reduciendo las emisiones en más de 300 megatoneladas para ese año y muy por encima de las 2.000 megatoneladas para 2060, en comparación con la trayectoria actual. El objetivo de cero emisiones netas del país puede adelantarse diez años, hasta 2050.

Indonesia también podrá acelerar el despliegue de energías renovables, que representarán al menos el 34% de la generación total de electricidad en 2030, duplicando de hecho el objetivo de instalación total de energías renovables a lo largo de esta década en comparación con los planes actuales.

Según una declaración escrita conjunta de Indonesia y sus socios internacionales, se espera que la inversión avance rápidamente. En los próximos seis meses elaborarán un «plan de inversión global».

Andri Prasetiyo, director de programas de Trend Asia, afirmó que el JETP puede impulsar la transición energética de Indonesia, pero que el gobierno debe adoptar políticas concretas «de inmediato, porque de momento seguimos dependiendo en gran medida del carbón».

El carbón domina

La NDC mejorada de Indonesia eleva el objetivo de reducción de emisiones del sector energético a 358 millones de toneladas equivalentes de CO2 (MTCO2e), frente a las 314 MTCO2e de la NDC «actualizada» que se presentó en 2021.

La reducción de emisiones será posible gracias a un mayor objetivo de capacidad de energía renovable: 20,9 GW, frente a los 7,4 GW de 2016. El plan también incluye la construcción de cubiertas solares en los sectores residencial, comercial e industrial, y un objetivo de 15,1 millones de vehículos eléctricos y 18,1 millones de estufas eléctricas para 2030.

Sin embargo, los observadores no tardaron en darse cuenta de que el carbón sigue estando por todas partes en el documento, acusando al gobierno de no resolver los acuciantes problemas del país. Indonesia depende en gran medida del carbón como principal fuente de energía y es también uno de los mayores exportadores del mundo.

Adila Isfandiari, activista de clima y energía de Greenpeace Indonesia, afirma que la nueva NDC sigue permitiendo que la quema de carbón produzca al menos el 30% de la electricidad del país en 2025, y el 25% en 2050. Esto contradice la recomendación del organismo científico de la ONU sobre el clima de reducir el carbón en el sector eléctrico en un 80% con respecto a los niveles de 2010 para 2030, y de eliminarlo por completo en 2040, para mantener vivo el objetivo de 1,5C.

El Gobierno planea utilizar la «combustión conjunta» de carbón y biomasa en las centrales eléctricas de carbón, lo que requeriría 9 millones de toneladas de biomasa al año. Según un análisis de IEEFA, esto requeriría una gran industria de biomasa que se enfrentaría a importantes retos técnicos y financieros, sobre todo para obtener material de alta calidad. Mezclar un 5% de biomasa sólo reduce un 3,2% las emisiones de CO2 de una central eléctrica de carbón, según investigadores estadounidenses. También existe el riesgo de que aumenten las emisiones de carbono debido a la roturación de tierras para cultivar la biomasa, el proceso de producción de pellets de biomasa y la distribución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here