La verdadera debilidad económica de China que su gobierno no reconoce

0
138

A pesar de que todo el mundo sabe que las cifras demográficas oficiales de China están sistemáticamente sobreestimadas, las autoridades han reprimido sistemáticamente a quienes cuestionan los datos. Por ejemplo, mi libro Un gran país con un nido vacío fue rápidamente prohibido cuando se publicó en 2007, porque expresaba su preocupación por la política china de un solo hijo y predecía que la población china empezaría a reducirse en 2017, y no en 2033-34, como habían previsto las autoridades chinas y las Perspectivas de la Población Mundial (PPM) de 2006 de las Naciones Unidas.

 

Luego, en 2019, concluí que la población de China ya había sido superada por la de la India en 2014 y que había comenzado a disminuir en 2018 (un año más tarde que mi estimación inicial debido a la política de dos hijos). En respuesta, el jefe de la oficina de estadísticas china salió en la Televisión Central de China para acusarme de crear rumores y el People’s Daily Online clasificó mi conclusión en el tercer lugar de sus «Diez principales rumores de 2019 en China.»

Ahora, la ONU ha publicado su WPP de 2022, que concluye que la población de China comenzó a disminuir este año (diez años antes de su proyección de 2019), y que la población de la India superará a la de China en 2023 (siete años antes de la previsión de 2019). Sin embargo, como en las revisiones anteriores, el PPM sigue sobreestimando las cifras de población de China. Tanto el PPM de 2022 como la oficina de estadística china y el censo de 2020 exageran los nacimientos del país después de 1990. Mientras que el censo de 2020 y el PPM de 2022 muestran un pico de nacimientos a partir de 2004, la oficina de estadísticas sitúa el pico en 2011, y los tres conjuntos de datos tienen aproximadamente el mismo número de nacimientos posteriores a 2010.

Cabe recordar que China no sustituyó su política de un solo hijo por una política selectiva de dos hijos hasta 2014, antes de promulgar una política universal de dos hijos en 2016. Debido a que la política de un solo hijo ha alterado irreversiblemente el concepto chino de la fertilidad y ha reconfigurado la economía, no hubo un baby boom en 2015, 2017 o después. Entonces, ¿qué debemos hacer con los picos de natalidad registrados en 2004 y 2011?

En 2010, la población de entre 3 y 14 años era solo de 169 millones, según la base de datos del registro de hogares de 2010, y de 176 millones, según el censo de 2010. Sin embargo, según la oficina de estadísticas china, hubo 210 millones de nacimientos en el periodo 1996-2007. Del mismo modo, el WPP de 2022 cuenta con 195 millones de personas de entre 15 y 26 años en 2022.

Hay que tener en cuenta que las tasas de fertilidad tienden a disminuir con las mejoras en la salud y la educación, y que Taiwán está unos 15 años por delante de China continental en cuanto a ambos factores. Mientras que Taiwán tuvo una tasa de fertilidad media de sólo 1,6 para el período 1989-2004 y de 1,08 para el período 2005-21, el PPM de 2022 sitúa la tasa de fertilidad media de China para el período 2004-19 en 1,68. ¿Debemos creer que, en lugar de reducir la tasa de fertilidad, la política del hijo único la aumentó?

En los censos de 2000 y 2010, la tasa de fecundidad total de China era de 1,22 y 1,18, respectivamente, y las tasas de fecundidad de primer orden -el número medio de primeros hijos de una mujer durante su edad fértil (15-49)- eran de 0,86 y 0,73. Esto es coherente con la tasa media de fecundidad de primer orden de Taiwán entre 1985 y 1995, que fue de 0,75. Pero las tasas de fecundidad totales de 2000 y 2010 del PPM de 2022, de 1,63 y 1,68 implican tasas de fertilidad de primer orden tan altas como 1,15 y 1,03. Estas cifras no son creíbles: La tasa de fecundidad de primer orden de China debería estar muy por debajo de 1,0, debido a la tasa de infertilidad del país, el deterioro de la fecundidad, la baja probabilidad de gemelos y el número de hogares solteros y DINK (dual income, no kids).

Además, en China es obligatoria la vacunación con Bacille Calmette-Guérin (contra la tuberculosis) para todos los recién nacidos en las primeras 24 horas de vida, y sabemos que se puede vacunar a una media de 1,2 a 1,5 recién nacidos con una dosis de BCG (desde un recién nacido en los hospitales pequeños hasta hasta tres en los grandes). Por ejemplo, como en 2010 se distribuyeron 11,54 millones de dosis de BCG, y el censo de 2010 mostraba 13,79 millones de personas de 0 años, entonces se vacunó una media de 1,2 recién nacidos por dosis.

En 2018, 2019 y 2020, las cifras de dosis de BCG distribuidas fueron de 6,21 millones, 5,73 millones y 5,37 millones, respectivamente. Esto significa que la población de China comenzó a disminuir en 2018 (cuando las muertes sumaron 9,93 millones), y sugiere que China pronto tendrá menos nacimientos por año que Nigeria y Pakistán. (Este hallazgo se ve respaldado por Baidu Trends -el equivalente chino de Google Trends- que muestra un descenso en las compras relacionadas con los recién nacidos, como la ropa de maternidad, los cochecitos y las cunas en 2018).

Sin embargo, según las cifras de población del PPM de 2022 para 2018, 2019 y 2020, cada dosis de BCG tendría que haberse extendido a 2,7, 2,6 y 2,5 recién nacidos, respectivamente. Eso desafía el sentido común médico.

¿Qué debemos hacer con estas discrepancias? Afortunadamente, una filtración masiva del Departamento de Policía de Shanghái el pasado mes de junio ayuda a desmitificar los datos. Afirmando haber obtenido datos personales de unos mil millones de ciudadanos chinos, un hacker anónimo publicó una muestra de unos 750.000 registros, incluidos los datos de registro de hogares de 250.000 personas de todas las edades. Los datos de la muestra están muy dispersos y son aleatorios, y abarcan casi todos los condados, incluso en zonas remotas y poco pobladas del Tíbet. Todos parecen coincidir con los datos del censo de 2010 en cuanto a los porcentajes de población por apellido. Dado que el muestreo no es perfectamente uniforme, no es posible precisar el número de personas en cada grupo de edad en todo el país; pero el patrón general de la distribución por edades es coherente con los censos anteriores. Sugiere que los nacimientos posteriores a 1990 siguieron disminuyendo más rápido de lo que yo había predicho, y de hecho no alcanzaron su punto máximo en 2004 o 2011.

Esto significa que la población real de China no es de 1.410 millones (la cifra oficial) y podría ser incluso menor que mi propia estimación de 1.280 millones. También significa que las políticas económicas, sociales, exteriores y de defensa de China -así como las de Estados Unidos y otros países hacia China- se basan en datos demográficos erróneos.

El inesperado y rápido envejecimiento está ralentizando la economía china, reduciendo los ingresos y aumentando la deuda pública, y las provincias han recortado los salarios de los funcionarios y la inversión en infraestructuras este año. Está claro que la base demográfica que sustentaba la expansión estratégica de China ha desaparecido.

¿Ajustará China su estrategia y buscará mejores relaciones con Occidente, o seguirá a Rusia intentando desesperadamente socavar el orden mundial? La primera opción es, obviamente, de interés tanto para China como para Occidente, que también se enfrenta a una crisis de envejecimiento que le obligará a realizar una contracción estratégica. La segunda es una fórmula segura para un declive prolongado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here