La India, entre el respeto a la reina Isabel II y el sentimiento anticolonial

0
120

La India se despertó este viernes con la noticia de la muerte de Isabel II a los 96 años de edad, una reina a la que se recordó con respeto, pero cuyo deceso ocurrió pocas horas después de que el primer ministro indio, Narendra Modi, subrayará la «esclavitud» de la época colonial británica.

«Su majestad la reina Isabel II será recordada como una incondicional de nuestro tiempo. Brindó un liderazgo inspirador a su nación y a su pueblo. Personificó la dignidad y la decencia en la vida pública. Dolido por su fallecimiento», escribió Modi en Twitter la noche del jueves en la India, poco después de su muerte.

El mandatario indio, un ferviente nacionalista hindú, acompañó un segundo mensaje en la red social con imágenes sonriente de sus encuentros con Isabel II durante sus visitas oficiales a Reino Unido en 2015 y 2018. «Nunca olvidaré su calidez y amabilidad», dijo.

Modi también recordó cómo durante uno de sus encuentros la reina le mostró el pañuelo que le regaló en su boda el líder pacifista «mahatma» Gandhi, que protagonizó el movimiento que llevó a la India a la independencia del Imperio británico hace ahora 75 años.

Los británicos habían permanecido 300 años en el subcontinente indio, con casi un siglo de control directo que finalizó en agosto de 1947 con la partición que dio lugar al nacimiento de la India y Pakistán, en una salida apresurada que sembró el caos y originó masacres sectarias en una de las mayores migraciones de la historia.

LA ESCLAVITUD BRITÁNICA

Precisamente el jueves por la tarde Modi había inaugurado por todo lo alto la renovación del icónico bulevar de Rajpath en Nueva Delhi, centro de poder del Gobierno indio, en un acto cargado de simbolismo en el que se trató de mostrar el fin de cualquier reminiscencia a la época colonial británica.

Bajo el reinado de Jorge V, abuelo de Isabel II, se decidió en 1911 trasladar la capital de la India, conocida como la joya de la corona, de la oriental Calcuta a Nueva Delhi, y se inició la construcción del bulevar, donde están situados también el Parlamento y varios ministerios, un trabajo que concluiría en 1931.

Mostrar más

Ese bulevar se bautizó como Kingsway (el camino del rey, en inglés), en honor a Jorge V, y tras la independencia pasaría a llamarse Rajpath, su traducción en hindi. Ayer, Modi lo rebautizó oficialmente como Kartavya Path (el camino del deber, en hindi).

«Kingsway, es decir Rajpath, símbolo de la esclavitud, desde hoy ha pasado a la historia, borrado para siempre», anunció Modi en su discurso cerca del nuevo Memorial Nacional de la Guerra, donde se inauguró una estatua de Chandra Bose, el hombre que quiso crear un Ejército en la época colonial para echar a los británicos del país.

En ese lugar se había alzado hasta la independencia la estatua de Jorge V, un espacio que luego permaneció vacío. A pocos metros se encuentra la icónica Puerta de la India, que recoge en sus paredes los nombres de los militares del ejército del Raj británico muertos durante la Primera Guerra Mundial y las guerras anglo-afganas.

«En la época de la esclavitud, había una estatua del representante del Raj británico. Hoy, el país también ha dado vida a una India moderna y fuerte al establecer la estatua de Netaji («líder», como se conoce a Bose) en el mismo lugar», agregó.

En su discurso, Modi repitió en varias ocasiones la palabra «esclavitud», y subrayó que colocar la estatua de Bose donde se alzaba la de Jorge V supone un nuevo ejemplo del «abandono de la mentalidad de la esclavitud», marcando el objetivo final en el que un día el pueblo indio alcance «la libertad de mente y espíritu».No sería hasta 1961 que la ya reina Isabel II realizó su primer viaje oficial al subcontinente indio, una visita que se producía medio siglo después de la anterior que había realizado su abuelo, cuando la India aún formaba parte del Imperio británico. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here