Japón destinará 45.129 millones de euros a mitigar el impacto de la inflación

0
317

El Gobierno de Japón presentó hoy un nuevo plan de ayudas a empresas y particulares para compensar el impacto de la inflación global, por valor de 6,2 billones de yenes (45.129 millones de euros).

El paquete irá a parar para extender los subsidios a la gasolina que están en vigor desde finales del año pasado, a ayudas directas a familias con ingresos bajos y compensaciones y a préstamos sin intereses a las empresas más afectadas por el alza global de los precios de las materias primas.

El primer ministro nipón, Fumio Kishida, afirmó que el objetivo es evitar que “los costes crecientes de las materias primas y otros productos se conviertan en un cuello de botella para la recuperación económica tras la covid-19”, al presentar las medidas hoy en una rueda de prensa.

El líder japonés también destacó que el encarecimiento de los alimentos “se está convirtiendo en un gran problema” para muchos hogares japoneses.

La financiación vendrá principalmente de una partida de 2,7 billones de yenes (19.758 millones de euros) incluida en el presupuesto suplementario para el ejercicio en curso, así como de otros 2 billones (14.638 millones de euros) que estaban ya presupuestados de apoyo al sector turístico.

La mayor parte de los fondos, unos 1,5 billones de yenes (10.978 millones de euros), irá a parar a subsidios directos a distribuidoras de gasolina, para compensar el alza global de los precios que se viene dando desde finales del año pasado y que se ha acelerado con la guerra de Ucrania.

Los otros destinatarios principales de las ayudas serán pequeñas y medianas empresas obligadas a reorganizar sus negocios debido al incremento de sus costes de producción, así como hogares con niveles bajos de renta, que recibirán 50.000 yenes (365 euros) por cada hijo.

Con todas estas medidas, el Gobierno de Kishida aspira a reducir el efecto negativo en la tercera economía mundial de la inflación, que en los últimos meses ha comenzado a acelerarse en Japón a merced de los precios globales de la energía y las materias primas, aunque todavía sigue muy lejana de los índices que se observan en EEUU o la UE.

El índice de precios de consumo de Japón aumentó un 0,1 % el pasado ejercicio, lo que supone el primer incremento en dos años, mientras que el pasado marzo creció en un 0,8 %, el mayor aumento en 26 meses.

El principal motivo de esta evolución fue el encarecimiento de la energía, que registró su mayor aumento interanual en cuatro décadas, del 20,8 %, según los datos publicados la semana pasada por el Gobierno nipón que excluyen los precios de los alimentos frescos por su alta volatilidad.

El banco central del país prevé que la inflación interanual se incremente al 2 % en los próximos meses debido a la coyuntura global, que se teme que ponga freno a la recuperación de la economía nipona, aún renqueante por la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here