El preocupante panorama económico de China

0
62

La política de Covid-cero no solo amenaza con agravar la situación económica de China, sino que podría repercutir en las aspiraciones políticas del actual Presidente Xi Jinping.

En abril de 2020, cuando China era el único país que parecía tener controlado los efectos de la pandemia, la revista británica The Economist se preguntaba si el gigante asiático sería al final el gran ganador de la crisis sanitaria desatada por el Covid-19. No solo la vida se normalizó antes que en los países occidentales, sino que, además, empresas chinas se convirtieron en las mayores abastecedoras mundiales de productos sanitarios para hacer frente a la pandemia. Dos años después, sin embargo, cuando el mundo ya ha aprendido a convivir con el virus y las restricciones se han levantado o están en vías de hacerlo en la mayoría de los países europeos y de América, China está enfrentando una de las peores crisis desde el inicio de la pandemia, con más de 340 millones de personas afectadas por algún tipo de limitación de movimiento para contener los contagios.

La política de Covid-cero, que llevó hace dos años al Presidente chino Xi Jinping a asegurar que la pandemia había demostrado “una vez más la superioridad del sistema socialista con características chinas”, se ha convertido hoy en la principal amenaza para el gigante asiático. Algunos han sugerido, incluso, que podría amenazar el futuro político del actual líder chino. Si bien Xi Jinping insistió hace pocos días en que “la política elegida” para enfrentar la pandemia “responde a medidas científicas y efectivas” y “superará el test de la historia”, el hecho es que la estrategia de Covid-cero está teniendo serios efectos en la economía del gigante asiático. El PIB de China aumentó un 4,8% en el primer trimestre del año -lejos de las cifras habituales de actividad- y varios economistas están alertando sobre un estancamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here