Corea del Sur subirá drásticamente las tarifas eléctricas del primer trimestre por los altos costes y las pérdidas

0
843

Corea del Sur subirá las tarifas eléctricas del primer trimestre por el mayor margen de su historia, debido a los altos costes mundiales de la energía y las crecientes pérdidas de la empresa estatal de servicios públicos, según ha anunciado, este viernes, el Ministerio de Comercio, Industria y Energía.

El Gobierno ha decidido subir las tarifas eléctricas, para uso particular e industrial, en 13,1 wones (0,01 dólares) por kilovatio-hora (kWh), para el período enero-marzo del año que viene, frente a la subida de 2,5 wones por kWh en el cuarto trimestre de este año, según el ministerio.

Para todo el año 2022, las tarifas subieron 19,3 wones por kWh, ya que el Gobierno congeló las tarifas del primer y segundo trimestre en medio de la pandemia del COVID-19 y la alta inflación.

Se calcula que la subida prevista de tarifas costará, al menos, una media mensual de 4.022 wones más para un hogar de cuatro miembros, y elevará la inflación al consumidor, en general, en 0,15 puntos porcentuales, según el ministerio.

Anteriormente, el Gobierno estimó la inflación del próximo año en un 3,5 por ciento, cifra que ya tenía en cuenta las subidas de tasas previstas, añadió.

En concreto, el costo unitario ajustado del combustible -una parte clave de las tarifas eléctricas del país- subirá 9,8 wones por kWh, y la tasa adicional, vinculada al cambio climático, aumentará 1,7 wones por kWh.

Se trata del mayor aumento trimestral desde la década de 1980, cuando el país sufrió las consecuencias de la crisis mundial del petróleo, señalaron las autoridades.

Corea del Sur adoptó, en 2021, un sistema de tarifas eléctricas flexibles, con el que el sistema de facturación se ajusta cada tres meses, en función de los precios mundiales del gas natural licuado, el carbón y el crudo.

Sin embargo, el Gobierno decidió congelar los precios del gas natural en el primer trimestre, para minimizar las cargas de la población, sobre todo durante el invierno.

El ministerio dijo que la subida de tasas es inevitable para hacer frente a la escalada de los precios del combustible y normalizar la gestión de la Corporación de Energía Eléctrica de Corea del Sur (KEPCO, según sus siglas en inglés), fuertemente endeudada.

El país ha fracasado en reflejar adecuadamente los elevados precios mundiales de la energía en las tarifas nacionales de la electricidad y el gas, lo cual ha provocado pérdidas crecientes a las empresas energéticas estatales. Esto ha suscitado una preocupación por la estabilidad del suministro energético y sus repercusiones negativas en el mercado nacional de bonos y en la economía, en general, declaró el ministro de Comercio, Lee Chang-yang, en una conferencia de prensa.

Asimismo, agregó que el Gobierno racionalizará las tasas por fases, para hacer frente a los problemas de deuda antes de 2026.

Durante los 11 primeros meses de este año, las importaciones energéticas de Corea del Sur aumentaron de 74.800 millones a 174.100 millones de dólares, debido a los altos precios de la energía.

La KEPCO registró una pérdida neta récord de 21,83 billones de wones (17.000 millones de dólares) en el período enero-septiembre y, para todo el año 2022, se espera que la cifra supere los 30 billones de wones (23.600 millones de dólares). El año pasado, la empresa registró una pérdida neta de 1,12 billones de wones (887 millones de dólares).

Tras las pérdidas récord, la KEPCO adoptó una serie de medidas de autorrescate, como la reestructuración de sus negocios en el extranjero, la venta de propiedades y otros recortes de gastos.

Sin embargo, estos planes están lejos de ser suficientes para superar la crisis bajo la situación energética mundial actual, según el ministerio.

En un informe presentado ante la Asamblea Nacional, el Gobierno pidió una subida de la tarifa eléctrica de 51,6 wones (0,04 dólares) por kWh para el año que viene.

Según el ministerio, se espera que la subida de tasas del primer trimestre genere unos 7 billones de wones (5.546 millones de dólares) de ingresos adicionales para la KEPCO.

En un esfuerzo para aliviar la carga de los grupos vulnerables, el Gobierno propuso varias medidas de apoyo.

Unos 3,5 millones de hogares de bajos ingresos quedarán exentos de la subida de tarifas prevista, y, el año que viene, se ampliarán varios subsidios energéticos y una reducción de las tarifas del gas.

El Gobierno aumentará el presupuesto destinado a la mejora de las instalaciones de las pequeñas empresas y los agricultores para impulsar la eficiencia energética, según el ministerio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here