Tailandia relaja sus normas para el consumo de cannabis

0
85

La despenalización parcial permite el cultivo y consumo del plantas de bajo efecto psicotrópico, aunque su uso lúdico sigue prohibido

Pese a su historial de mano dura contra el consumo de drogas, Tailandia ha optado por subirse al tren del cannabis legal para sacar tajada de sus potenciales beneficios para sectores como el de la agricultura o el turismo. Tras un cambio legal aprobado en febrero de este año, la marihuana y el cáñamo desaparecieron este jueves de su lista de narcóticos, lo que le convierte en el primer país del Sudeste Asiático en despenalizar parcialmente esta droga

De acuerdo con las nuevas normas, cualquier individuo puede cultivar hasta seis plantas de marihuana con menos de un 0,2% de tetrahidrocannabinol (THC), el principio psicoactivo de la planta, aunque para ello deben registrarse en las oficinas provinciales del Ministerio de Sanidad. La actividad también queda abierta a las empresas, que deberán obtener un permiso específico para sus fines comerciales.

Tailandia

​Las plantas deben tener menos de un 0,2% de tetrahidrocannabinol (THC), el principio psicoactivo de la planta

Para animar a la población, el gobierno nacional incluso anunció el mes pasado que distribuirá un millón de plantas de cannabis de forma gratuita por hogares de todo el país. “Es una oportunidad para que la gente y el Estado obtengan ingresos de la marihuana y el cáñamo” dijo por entonces el ministro de Sanidad, Anutin Charnvirakul. Su mensaje iba acompañado de un plato de pollo cocinado con las famosas hojas en punta.

Aún así, el país está lejos de convertirse -al menos por ahora- en la nueva Ámsterdam o California de Asia, lugares famosos por la permisividad de sus leyes en este campo. Las autoridades tailandesas han insistido en que el uso recreativo sigue estando prohibido, y que cultivar cáñamo con más de un 0,2% de THC todavía acarrea hasta 5 años de cárcel por posesión y hasta 15 si son acusados de venta.

También han advertido a los consumidores de que no fumen en público, ya que si consideran que provocan molestias entre los vecinos -con el humo o el olor, por ejemplo- corren el riesgo de ser castigados con hasta tres meses de prisión y multas de unos 680 euros.

Tailandia emprendió hace años el camino hacia la despenalización de la controvertida planta para obtener beneficios para su agricultura y turismo, muy castigado tras dos años de pandemia. En diciembre de 2018, aprobó una ley para legalizar el uso e investigación del cannabis médico -su implementación mediante reglamentos concretos se ha desarrollado lentamente-, y en 2019 empezó a suministrar marihuana médica para paliar el dolor de algunos pacientes en los hospitales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here