Japón tendrá un agregado de Defensa en Taiwán frente a las amenazas de seguridad de China

0
348

En un paso significativo que se espera que aumente las tensiones de seguridad en la región, Japón nombró a un funcionario en activo para que actúe como su agregado de defensa de facto en Taiwán, lo que subraya el creciente apoyo de Tokio a la isla democrática que China reclama como propia.Tokio, que no mantiene relaciones diplomáticas formales con la nación insular, ha gestionado tradicionalmente los lazos bilaterales a través de la Asociación de Intercambio Japón-Taiwán en Taipei, formada principalmente por funcionarios reasignados del Ministerio de Asuntos Exteriores y Comercio. Sin embargo, la función de agregado de defensa, responsable de los asuntos relacionados con la defensa, había sido desempeñada hasta ahora por un oficial retirado de las Fuerzas de Autodefensa de Japón, para evitar provocar a China, según informó el Japan Times.El reciente nombramiento supone un cambio significativo en el enfoque de Japón. Al funcionario en activo se le ha unido otro enviado por el Ministerio de Defensa, con el objetivo de mejorar el intercambio de información y la comunicación con el ejército de Taiwán. Aunque las fuentes consultadas por el Japan Times prefirieron permanecer en el anonimato debido a lo delicado del asunto, una de ellas describió la medida como “simbólica” del apoyo de Japón a Taiwán, señalando que “Taiwán había estado pidiendo un funcionario de defensa en activo para ocupar el puesto”.El reciente nombramiento supone un cambio significativo en el enfoque de Japón. Al funcionario en activo se le ha unido otro enviado por el Ministerio de Defensa, con el objetivo de mejorar el intercambio de información y la comunicación con el ejército de Taiwán. Aunque las fuentes consultadas por el Japan Times prefirieron permanecer en el anonimato debido a lo delicado del asunto, una de ellas describió la medida como “simbólica” del apoyo de Japón a Taiwán, señalando que “Taiwán había estado pidiendo un funcionario de defensa en activo para ocupar el puesto”.

La decisión de nombrar a un funcionario en activo pone de manifiesto la cautela de Japón ante la posible reacción del régimen de Beijing. El año pasado, el plan de nombrar a un funcionario en activo se detuvo temporalmente después de que un informe de los medios de comunicación japoneses lo sacara a la luz pública.

El Ministerio de Defensa japonés ha insistido en que mantendrá lazos “no gubernamentales” con Taiwán, respetando la declaración conjunta de 1972 que reconocía a Beijing como único gobierno legítimo de China, una declaración que ha guiado la política exterior de Japón durante décadas.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, anunció este miércoles importantes cambios en su gabinete, conformado por 19 cargos en los que ha nombrado a 11 ministros primerizos.

Con la guerra de Ucrania en mente y las tensiones militares con China en la región del Indopacífico, Kishida ha optado por un cambio de caras en Exteriores y Defensa que buscan llevar el poder diplomático de Japón “a otro nivel” y potenciar el giro en seguridad del país, que ha optado por fortalecer sus capacidades defensivas.

Para tan destacadas empresas, Kishida ha decidido pedir a la exministra de Justicia Yoko Kamikawa que asuma “el puesto clave” de Exteriores, dada su “experiencia y conexiones internacionales”, y al primerizo Minoru Kihara que se convierta en titular de Defensa.

Kihara, que fue en años recientes asesor de los ex primeros ministros Shinzo Abe y Yoshihide Suga, además de formar parte de la cúpula de un grupo bipartidista de promoción de relaciones con Taiwán, es un “experto” en el campo de la seguridad que “tiene gran conciencia de nuestras políticas”, dijo Kishida.

Aunque el Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán declinó hacer comentarios sobre el nuevo agregado de defensa, expresó su compromiso de “profundizar la cooperación con socios afines como Japón”. Por su parte, el régimen de Xi Jinping podría considerar estos esfuerzos como un intento de interferir en sus asuntos internos.

La preocupación de Japón por la creciente presencia militar de Beijing cerca de Taiwánha ido en aumento, especialmente teniendo en cuenta la proximidad de Taiwán a territorio japonés, a sólo 100 kilómetros de distancia. Tokio teme verse arrastrado a cualquier conflicto que pudiera poner en peligro las cruciales rutas marítimas que abastecen a Japón de la mayor parte de su petróleo.

En un incidente reciente, Taiwán denunció que una formación naval china liderada por el portaaviones Shandong pasó a menos de 60 millas náuticas de su costa en ruta hacia el Pacífico occidental, lo que aumentó aún más las tensiones regionales.

El pasado agosto, China respondió a una visita a Taiwán de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, con ejercicios militares, incluidos ataques con misiles en aguas próximas a las islas japonesas.

Posteriormente, la administración de Fumio Kishida dio a conocer su mayor refuerzo militar desde la Segunda Guerra Mundial, con planes para duplicar el gasto en defensa en cinco años. Esto incluye inversiones en misiles de ataque de mayor alcance, aviones de combate avanzados y reservas de municiones y piezas de repuesto para posibles conflictos prolongados.

En una evaluación de la seguridad nacional, el gobierno japonés destacó la importancia de la paz en el estrecho de Taiwán para la estabilidad internacional. China, sin embargo, criticó a Japón, Estados Unidos y otras naciones occidentales por lo que describió como la adopción de una “mentalidad de Guerra Fría”.

Aunque ningún alto cargo del gobierno japonés ha visitado Taiwán hasta la fecha, varios legisladores han viajado allí recientemente, lo que demuestra el creciente apoyo no oficial de Japón a la isla. En particular, el ex primer ministro Taro Aso, que también es vicepresidente del gobernante Partido Liberal Democrático, visitó Taiwán el mes pasado y se reunió con la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen. Durante un foro, Aso declaró que Japón debía demostrar “determinación para luchar” por Taiwán, una declaración que Beijing criticó por ser perjudicial para “los cimientos políticos de las relaciones China-Japón”.

(Con información de EFE)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here