El presidente de Filipinas expresó su preocupación por las tensiones entre China y Taiwán: “Si algo sale mal, vamos a sufrir”

0
305

Ferdinand Marcos Jr. dijo que el gigante asiático está haciendo reclamos sobre territorio filipino y reconoció que las disputas regionales los mantienen despierto por la noche. También advirtió que un conflicto importante en Asia será “desastroso para el resto del mundo”.

El presidente filipino Ferdinand Marcos Jr. dijo que las prolongadas disputas en el Mar de China Meridional que involucran a ChinaFilipinas y otros estados costeros lo han mantenido “despierto por la noche” y advirtió que cualquier confrontación mayor en Asia, similar a la guerra en Ucrania, sería desastrosa para el mundo.

Marcos intervino el miércoles en una mesa de diálogo del Foro Económico Mundial en la localidad alpina suiza de Davos, donde fue preguntado por sus siete meses de presidencia, su estrategia económica y sus principales preocupaciones en materia de seguridad, incluidos los cada vez más tensos conflictos territoriales en el Mar de China Meridional.

La disputa “te mantiene despierto por la noche, te mantiene despierto durante el día, te mantiene despierto la mayor parte del tiempo… Es muy dinámica, está en constante cambio, así que tienes que prestarle atención”, dijo Marcos en respuesta a una pregunta del presidente del foro, Borge Brende.

Las crecientes tensiones entre China y Taiwán, que se encuentran al otro lado de la frontera marítima con el norte de Filipinas, también han sido una preocupación clave, dijo. “Estamos en primera línea”, afirmó. “Si algo sale mal, vamos a sufrir”.

Marcos advirtió de que cualquier conflicto importante en Asia, como lo que ha demostrado la guerra en Ucrania, desencadenaría vientos en contra en todo el mundo.

“A todos nos sorprendió bastante, especialmente a nosotros en Filipinas, pensar que la guerra en Europa del Este afectaría a la agricultura en Filipinas”, dijo Marcos. “Si se produjera una situación similar en la región, sería realmente, diría yo, desastroso para el resto del mundo”.

Es crucial evitar quedar atrapado en rivalidades de grandes potencias como entre Washington y Beijing en Asia, dijo.

No trabajo para Beijing, no trabajo para Washington, D.C. Trabajo para Filipinas”, afirmó. “Eso se traduce realmente en una declaración muy simple de política exterior, que es: promuevo el interés nacional”.

Marcos dijo que se ha pedido al gobierno filipino que haga más para defender sus aguas territoriales, pero añadió que una solución militar a los conflictos no era una opción.

No tenemos reclamaciones conflictivas con China. Lo que tenemos es a China haciendo reclamaciones sobre nuestro territorio”, dijo.

“Nadie quiere ir a la guerra. Nosotros no. China no. Estados Unidos tampoco”, dijo Marcos, quien añadió que “el mero hecho de que aumenten las tensiones en la región ya tiene un efecto en el comercio, en todos los intercambios que mantenemos”.

Preguntado por si planteó los conflictos territoriales a su homólogo chino, Xi Jinping, en una visita a Beijing a principios de mes, Marcos dijo que las conversaciones sobre el delicado asunto eran inevitables, pero reconoció que no esperaba ninguna resolución importante. “Cuando hablé con el Presidente Xi, le dije que no íbamos a decidir hoy aquí las cuestiones territoriales entre Filipinas y China”, declaró Marcos.

El líder filipino añadió, sin dar más detalles, que habló de los recientes incidentes entre guardacostas y pesqueros de China y Filipinas en la disputada vía fluvial.

Filipinas ha presentado cientos de protestas diplomáticas por las acciones cada vez más asertivas de China en las aguas en disputa, que Beijing reclama prácticamente en su totalidad. Sólo el año pasado, Manila envió casi 200 notas de protesta a Beijing, 65 de ellas desde que Marcos Jr. asumió el cargo en junio, según el Departamento de Asuntos Exteriores de Manila.

Además de China y Filipinas, Vietnam, Malasia, Taiwán y Brunei se han enzarzado en las disputas de la transitada vía fluvial. Las tensiones se intensificaron después de que Beijing convirtiera siete arrecifes disputados en lo que ahora son bases insulares protegidas con misiles para reforzar sus reivindicaciones, alarmando a Estados Unidos y a sus aliados asiáticos y occidentales.

“Se ha vuelto terriblemente complejo y muy, muy dinámico y requiere mucha atención”, dijo Marcos sobre las disputas, que llevan mucho tiempo pendientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here