China baja los humos al carbón australiano

0
321

Los planes de Beijing para una rápida descarbonización y seguridad energética señalan el fin del actual impulso de exportación del carbón australiano

La demanda china de importaciones de carbón, incluso de Australia, caerá significativamente para 2025, según un nuevo modelo dirigido por investigadores de la Universidad Nacional de Australia (ANU).

Los investigadores examinaron los planes de descarbonización chinos, así como la inversión en ferrocarriles nacionales para reducir la dependencia de las importaciones de carbón transportado por mar y aumentar la seguridad energética del país.

Su modelo especialmente diseñado muestra que las importaciones térmicas de China podrían caer al menos un 26 por ciento, de 210 megatoneladas a 155 megatoneladas por año, entre 2019 y 2025. Si China cumple con sus ambiciosas políticas climáticas, las importaciones de carbón térmico podrían caer hasta 115 megatoneladas al año en 2025: una disminución del 45 por ciento.

Fuertes pérdidas

El autor principal del estudio y economista energético, el Dr. Jorrit Gosens, dijo que el modelo muestra que los principales exportadores de carbón como Australia sentirían las mayores pérdidas por los cambios.

“Nuestros hallazgos son claros: los planes de Beijing para una rápida descarbonización y seguridad energética señalan el fin del actual impulso de exportación de carbón de Australia”, dijo el Dr. Jorrit Gosens, autor principal del estudio.

“Y esto no va a suceder en un futuro lejano; es inminente. Nuestro modelo predice que la demanda china de carbón térmico australiano caerá a entre 30 y 40 megatoneladas en 2025, frente a las 50 megatoneladas de 2019.

“Cuando se trata de importaciones de carbón coquizable, Australia es el país que más perderá. Se espera que las exportaciones de carbón coquizable de Australia a China caigan a entre 20 y 22 megatoneladas, desde cerca de 30 megatones en 2019”.

Casi todo para China

Según los investigadores, en años normales, alrededor de una cuarta parte de las exportaciones de carbón térmico y coquizable de Australia tienen como destino China. El Dr. Gosens advierte que las empresas australianas y los líderes políticos no pueden confiar en un aumento de la demanda de carbón australiano, incluso si se levanta la reciente prohibición de las importaciones.

“Nuestros resultados muestran principalmente que las inversiones de China en infraestructura de transporte de carbón han reducido en gran medida el costo para que China reduzca las importaciones, ya sea para imponer embargos comerciales punitivos o para apuntalar la demanda y el empleo del sector minero nacional”, dijo el Dr. Gosens.

“Incluso si Australia reconciliara sus diferencias políticas actuales con China, debería esperar que la demanda china de su carbón esté muy por debajo de los niveles anteriores al conflicto y siga cayendo desde ese nivel.

“Cualquier reducción china en la demanda es importante, incluso si el embargo chino sobre las importaciones de carbón de Australia sigue vigente. Tales reducciones liberarían a los proveedores actuales de China para encontrar nuevos clientes en el mercado marítimo mundial, donde expulsarían a los proveedores australianos.

“China ha estado invirtiendo fuertemente en infraestructura de transporte de carbón durante muchos años, precisamente para reducir la dependencia de la energía extranjera. La reciente agitación en los mercados energéticos mundiales solo fortalecerá la determinación de Beijing de disminuir su dependencia de ellos”.

Impacto duradero

El coautor del estudio, el profesor Frank Jotzo, economista del cambio climático, dijo que los cambios tendrían impactos duraderos en la economía australiana, así como en los debates políticos sobre el cambio climático.

“Nuestros hallazgos ilustran cómo las preocupaciones por la seguridad energética, una seguridad mundial que se fractura y el panorama comercial, combinados con la acción climática, presionarán al carbón, no en un futuro lejano, sino de manera inminente”, dijo el profesor Jotzo.

“Los gobiernos y los inversores deberían considerar estos hallazgos en su perspectiva a mediano y largo plazo, más que las ganancias a corto plazo de la actual volatilidad del mercado energético. Nuestros hallazgos deberían ser motivo de gran preocupación para la industria del carbón y los gobiernos australianos. El carbón estará a la baja. Necesitamos fomentar futuros económicos alternativos. Las industrias de recursos y energía de Australia tienen todas las oportunidades para prosperar en un mundo con bajas emisiones. “

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here