Rusia y Corea del Sur firman un acuerdo de 2.200 millones de dólares para construir la primera central nuclear de Egipto

0
85

Corea del Sur ha firmado un acuerdo por valor de 2.250 millones de dólares (3 billones de wons) con la empresa estatal rusa Rosatom para suministrar las instalaciones y componentes de su primera central nuclear.

Según un comunicado emitido el jueves por el Ministerio de Energía de Corea del Sur, la empresa estatal Korea Hydro & Nuclear Power Co, ganó el contrato y fue seleccionada como único licitador para la parte del proyecto en la egipcia El-Daaba en diciembre de 2021.

Los reactores de la central nuclear serán construidos por la rusa Rosatom, mientras que la empresa surcoreana construirá otras instalaciones, estando previsto que la primera unidad entre en funcionamiento comercial en 2028.

El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, celebró el acuerdo en su página de Facebook, describiéndolo como una muestra de la «excelente tecnología de energía nuclear» del país.

«La energía nuclear no sólo desempeña un importante papel en la satisfacción de la creciente demanda de electricidad y en la consecución de la neutralidad del carbono, sino que también une a las naciones», dijo el director de negocios internacionales de Rosatom, Boris Arseev, en la ceremonia de la firma, según un comunicado de prensa de la empresa.

«En Rosatom creemos firmemente que la cooperación nuclear no debe detenerse en estos tiempos turbulentos. Al contrario, es de suma importancia desarrollarla y ampliarla en beneficio de nuestros países».

Nikkei Asia informó de que el proyecto será la primera vez en 13 años que se encarga a una empresa surcoreana la construcción de una central nuclear en el extranjero. La última fue un contrato para construir cuatro unidades de la central nuclear de Barakah, en los Emiratos Árabes Unidos, que comenzó a funcionar comercialmente en 2021.

Un informe de Bloomberg señaló que Rusia tiene un largo historial de emprender proyectos energéticos a gran escala en el país norteafricano, a menudo como parte de una estrategia geopolítica más amplia para contrarrestar la influencia de Estados Unidos. La antigua Unión Soviética ayudó a construir la Gran Presa de Asuán en Egipto en la década de 1960.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here