Relación de ganancias compartidas con China traerá oportunidades sin limitaciones, afirma presidente de Parlacen

0
220

Con la integración de la República Popular China al Parlamento Centroamericano (Parlacen), las oportunidades van a llegar sin ningún tipo de limitaciones a los países centroamericanos en esta relación de ganancias compartidas, destacó el presidente del Parlacen, Amado Cerrud, en entrevista exclusiva con Xinhua.

«¿Manteniendo el status quo, como lo hemos estado desarrollando en esta oportunidad durante muchos años, sin resultados? ¿O explorar nuevas oportunidades? Nosotros queremos explorar y vamos a explorar para bien. Esta relación es de ganar-ganar, la que estamos en estos momentos promoviendo con la República Popular China», apuntó el titular de la institución.

Cerrud, al frente de una delegación, visitó China del 19 al 23 de septiembre, a invitación de Zhao Leji, presidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional (APN), el máximo órgano legislativo del país asiático.

Durante esta visita, los dos políticos firmaron el 22 de septiembre en Beijing un acuerdo oficial que otorga a la APN de China el estatus de observador permanente en el Parlacen, después de que los diputados centroamericanos aprobaran el 21 de agosto dos resoluciones parlamentarias por mayoría de votos de revocar la calidad del cuerpo legislativo de Taiwan e incorporar a la APN de China como observador permanente.

«A algunos intereses geopolíticos, regionales y mundiales les preocupa la integración de la República Popular China al Parlacen. Pero nosotros no vemos partes ideológicas ni políticas. Lo que vemos son oportunidades de desarrollo», afirmó Cerrud.

El líder parlamentario explicó que el nuevo vínculo con el país asiático se estableció «sin ningún tipo de temor, porque los países centroamericanos buscan que sus pueblos se desarrollen y que se generen oportunidades y crecimiento en todos los elementos».

A su parecer, uno de los ejes donde mayormente se centra la atención de la productividad en el mundo gira, precisamente, alrededor de China. «El gigante, indudablemente, abastece la demanda mundial», afirmó.

El mercado chino «es una oportunidad para nuestros países. Y nosotros somos una región rica desde el punto de vista agrícola, pecuario, de pesca, turismo, recursos naturales, etc.», precisó Cerrud, mencionando que las demandas de ambas partes se complementan a través del intercambio comercial de ganancias compartidas.

El presidente del Parlacen expresó la ansiedad de la región de reducir la pobreza y buscar desarrollo. Sostuvo que la diplomacia puede garantizar oportunidades de desarrollo porque en un mundo multipolar «las relaciones no están centradas en ejes de poder, sino en oportunidades para todos los sectores».

Para Cerrud, lo sorprendente de China es su capacidad de eliminar la pobreza absoluta, un logro que no se consigue de la noche a la mañana, sino con la visión de proyectar crecimiento y oportunidad para sus habitantes. En este sentido, el secreto de China, a sus ojos, es «ver al ser humano como la parte esencial del desarrollo del propio país».

Además, señaló que el despegue de China, el segundo país con mayor crecimiento del Producto Interno Bruto del mundo, descansa sobre la cultura tradicional y la tecnología que viene impulsando la nación asiática en paralelo al crecimiento económico y comercial.

«Queremos que nuestros hijos tengan oportunidades, mejores estudios, riqueza y crecimiento, lo que consideramos que pudiéramos estar logrando con el fortalecimiento de estos vínculos parlamentarios con la República Popular China», aseveró Cerrud.

En años recientes, Panamá, República Dominicana, El Salvador, Nicaragua y Honduras, cinco de los seis Estados miembros del Parlamento regional, han establecido o retomado relaciones diplomáticas con China.

«Si nuestros países han encontrado oportunidad de desarrollo en esa relación diplomática de manera individual con China, ¿por qué no lo hacemos nosotros que representamos el lugar político de integración regional que conglomera los seis países? No ahora, sino hace mucho tiempo atrás, debimos haber tomado esa decisión», dijo el político.

Y mencionó que Guatemala, también Estado miembro del Parlacen, tarde o temprano, va a tomar la misma decisión.

El resultado de la votación en agosto pasado representa el reconocimiento del principio de una sola China por la mayoría de países de la región, subrayó el presidente del Parlacen, quien espera que las dos partes legislativas emprendan intercambios de personal y cooperación en diversas áreas.

Cerrud consintió y aplaudió las propuestas de gobernanza global formuladas por China, tales como el concepto de una comunidad de futuro compartido de la humanidad, la iniciativa de la Franja y la Ruta o la Iniciativa de Desarrollo Global, entre otras.

Agregó que, a través de debates globales, los países se integran para desarrollarse, y que el diálogo promueve el entendimiento para que todos exploren conjuntamente más posibilidades de desarrollo y compartan políticas globales que permitan un mayor nivel de integración con oportunidades.

«¿Qué es lo que quiere el mundo: guerra u oportunidad de desarrollo? Queremos oportunidades de desarrollo. No queremos guerras», manifestó Cerrud.

El parlamentario, que ha visitado China en varias ocasiones, subrayó que «mientras otros poderes tratan de imponerse en el mundo, China trata de desarrollar para compartir con el mundo las oportunidades de desarrollo», lo cual consideró «salomónico» y que «de ello va a depender la estabilidad social que debe estar viviendo el mundo de aquí en adelante».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here