Las relaciones entre EE.UU. y China se encuentran en un punto de ruptura

0
122

El temerario y provocador viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, ha tensado las relaciones entre Estados Unidos y China hasta el punto de ruptura.

El gobierno chino ha reaccionado a la visita de Pelosi poniendo fin al diálogo con Washington en áreas clave, como las conversaciones entre militares, el cambio climático, la delincuencia transfronteriza y el tráfico de drogas, y la repatriación de inmigrantes ilegales. Beijing también ha impuesto sanciones no especificadas a la propia Pelosi.

‘A pesar de las serias preocupaciones y la firme oposición de China, Pelosi insistió en visitar Taiwán, interfiriendo gravemente en los asuntos internos de China, socavando la soberanía y la integridad territorial de China, pisoteando la política de ‘una sola China’ y amenazando la paz y la estabilidad del Estrecho de Taiwán’, declaró un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

Las ocho contramedidas anunciadas ayer cancelan específicamente las reuniones de los comandantes de teatro de China y Estados Unidos, las conversaciones de coordinación de la política de defensa de China y Estados Unidos y las reuniones del acuerdo consultivo marítimo militar de China y Estados Unidos. El sitio web Politico informó de que sus homólogos chinos no han devuelto las múltiples llamadas del secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, y del presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley.

La ruptura del contacto directo entre militares aumenta el peligro de que un incidente o accidente desemboque en un conflicto más amplio en medio del tenso enfrentamiento entre las fuerzas chinas, estadounidenses y taiwanesas provocado por la visita de Pelosi.

Estados Unidos mantiene una importante presencia naval en aguas cercanas a Taiwán, con el portaaviones USS Ronald Reagan, con toda su dotación de aviones de guerra, junto con los buques de guerra de su grupo de ataque acompañante. El portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, anunció nuevas provocaciones contra China, con tránsitos navales y aéreos estadounidenses por el estrecho de Taiwán en las ‘próximas semanas’.

China está realizando sus propios ejercicios militares de mayor envergadura en seis zonas cercanas a Taiwán, que se prolongarán hasta el mediodía del domingo, hora local. Estos simulacros incluyen el envío de aviones militares al estrecho de Taiwán, el lanzamiento de misiles en aguas al este de Taiwán, incluso sobre la propia isla, y el despliegue de buques de guerra en las zonas, interrumpiendo los vuelos y la navegación internacional.

Como advertencia a Estados Unidos y Japón, varios misiles chinos habrían aterrizado dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de 200 millas náuticas que rodea las islas del sur de Japón, cerca de Taiwán, lo que provocó la protesta de Tokio. Las mayores bases militares de Estados Unidos en Japón están situadas en Okinawa, que forma parte de la extensa cadena de islas del sur de Japón.

El Ministerio de Defensa de Taiwán informó de que había desplegado cazas para alejar a los aviones chinos que, según dijo, habían entrado en la autodeclarada Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) de la isla, algunos de los cuales también habían cruzado la línea mediana del Estrecho de Taiwán que separa la isla de la China continental. El ministerio dijo que un total de 68 aviones militares chinos y 13 barcos de la marina habían realizado misiones en el estrecho.

El riesgo de un choque militar aumenta por el espacio extremadamente reducido en el que se desarrollan estas maniobras. El estrecho de Taiwán sólo tiene 130 kilómetros de ancho en su punto más estrecho. La isla japonesa habitada más cercana, Yonaguni, está a sólo 110 kilómetros al este de Taiwán.

Además, la ADIZ taiwanesa, que carece de validez en el derecho internacional, no sólo abraza la costa china, incluyendo islotes fuertemente fortificados a pocos kilómetros de las principales ciudades chinas, sino que cubre una parte importante de la propia China continental. En muchos casos, los aviones chinos ni siquiera pueden despegar sin ‘invadir’ la ADIZ.

En una declaración impregnada de hipocresía y cinismo, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, condenó las maniobras chinas: ‘No hay justificación para esta respuesta militar extrema, desproporcionada y escalada… ahora, han llevado los actos peligrosos a un nuevo nivel’.

Al mismo tiempo, Blinken reiteró que Estados Unidos tenía la intención de realizar más provocaciones enviando a sus militares a través de las estrechas aguas entre Taiwán y la China continental y animando a sus aliados a hacer lo mismo.

A pesar de las expresiones iniciales de preocupación por el carácter incendiario del viaje de Pelosi, el gobierno de Biden lo respaldó y autorizó la movilización de aviones militares y buques de guerra estadounidenses como parte de la visita. Ahora la Casa Blanca, sus aliados como Japón y Australia, y los medios de comunicación estadounidenses e internacionales repiten la mentira de que la visita no ha cambiado en absoluto el statu quo que rodea a Taiwán.

En realidad, el viaje es otro gran clavo en el ataúd de la política de ‘una sola China’ que sustentó el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y China en 1979. Beijing insiste en que Taiwán es parte integrante de la China Única, de la que es el gobierno legítimo, posición que Estados Unidos aceptó de facto cuando rompió las relaciones diplomáticas y militares con Taiwán y retiró su embajada y sus fuerzas armadas de la isla.

Beijing ha advertido repetidamente que reintegrará a Taiwán por la fuerza si Taipéi declara alguna vez la independencia formal de China. La visita del funcionario estadounidense de más alto rango en 25 años es solo la última de una serie de medidas de las administraciones de Trump y Biden calculadas para poner en tela de juicio la política de una sola China. Eso incluyó un reconocimiento público el año pasado de la presencia de tropas estadounidenses en Taiwán, un territorio que Estados Unidos reconoce como parte de China.

Taiwán sería hoy parte de China si no fuera por el imperialismo estadounidense. Los protocolos alcanzados entre Estados Unidos y sus aliados al final de la Segunda Guerra Mundial reconocían que Taiwán —una colonia japonesa conocida como Formosa desde 1895 — formaba parte del territorio chino. Tras la revolución china de 1949, los ejércitos derrotados del Kuomintang huyeron a Taiwán, donde el generalísimo Chiang Kai-shek presidió una brutal dictadura militar.

Durante casi un cuarto de siglo, las sucesivas administraciones estadounidenses mantuvieron la ficción de que la dictadura de Chiang Kai-shek era el gobierno legítimo en el exilio de toda China. Esto cambió en 1972, cuando el presidente Nixon visitó China y forjó una cuasi-alianza con Beijing contra la Unión Soviética. Taiwán y la política de ‘una sola China’ fueron fundamentales en las prolongadas negociaciones que finalmente culminaron con el establecimiento de relaciones formales entre Estados Unidos y China en 1979.

La administración Biden está ahora socavando deliberadamente esos cimientos. Al hacerlo, está incitando a Beijing a emprender acciones militares para reunificar Taiwán y evitar que la isla se vea arrastrada a la red de alianzas antichinas de Washington en todo el Indo-Pacífico. Taiwán no sólo es fundamental para China desde el punto de vista estratégico, sino que alberga la Taiwán Semiconductor Manufacturing Company, que tiene prácticamente el monopolio de la producción de los semiconductores más avanzados, vitales para innumerables aplicaciones comerciales y militares.

El imperialismo estadounidense está explotando conscientemente a Taiwán y poniendo en peligro a su población, del mismo modo que ha utilizado a Ucrania para provocar una guerra con Rusia. Busca provocar un conflicto por la isla y arrastrar a China a un atolladero militar que debilite y fracture al país que Washington considera la principal amenaza para el ‘orden internacional basado en normas’ en el que se apoya su dominación global.

La visita de Pelosi a Taiwán marca una dramática escalada en las provocaciones de Estados Unidos contra China, pero Washington no se detendrá ahí. A medida que hace que la política de ‘una sola China’ sea cada vez más una letra muerta, Estados Unidos está armando a Taiwán hasta los dientes, como parte de su acumulación militar de una década en toda la región del Indo-Pacífico para una guerra con China con consecuencias potencialmente catastróficas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here