Kishida pide un mundo libre de armas nucleares en discurso histórico en la ONU

0
54

En un año en el que las esperanzas de desarme nuclear se han visto mermadas por referencias no tan sutiles de Rusia a su propio arsenal tras la invasión de Ucrania, el primer ministro Fumio Kishida está listo para hacer historia como el primer líder japonés en dirigirse a las Naciones Unidas. conferencia de revisión del tratado de no proliferación nuclear, que comienza en Nueva York el lunes.

Se espera que Kishida, que representa a un distrito de Hiroshima, pida un mundo sin armas nucleares y una mayor transparencia entre las potencias nucleares con respecto a sus reservas y capacidades. Su mensaje hará referencia a la experiencia de Japón como el único país que ha sido atacado con una bomba atómica. El líder también enfatizará que todos los países no deben usar armas nucleares ni amenazar con usarlas.

Hablando con los periodistas en Tokio el viernes, el primer ministro dijo que era importante vincular los ideales del tratado con las realidades geopolíticas actuales.

“El debate sobre el desarme nuclear se está atrofiando”, dijo Kishida, y anunció que presentaría un plan en la conferencia que, con suerte, serviría como hoja de ruta para alcanzar un mundo sin armas nucleares.

El primer ministro ve el papel de Japón en la conferencia de casi un mes, que se centrará en mantener bajo control la acumulación de armas nucleares, como una de ayudar a salvar las diferencias entre las potencias nucleares y los estados no nucleares. Kishida espera promover conversaciones entre China y Estados Unidos sobre desarme nuclear y control de armas. También se espera que haga un llamado a la comunidad internacional para que trabaje en la desnuclearización de Corea del Norte.

Además, Kishida asistirá a una reunión paralela de cancilleres de 12 estados no nucleares que integran la Iniciativa de No Proliferación y Desarme (NPDI).

Cofundado por Japón y otras nueve naciones en septiembre de 2010, el NPDI trabaja en el marco del Tratado sobre la no proliferación de armas nucleares (TNP) en los pasos para aumentar los esfuerzos de transparencia en el desarme nuclear.

Pero la última conferencia de revisión del TNP en 2015 terminó en un fracaso. Y el establecimiento de un tratado separado que prohíba las armas nucleares es apoyado por estados no poseedores de armas nucleares frustrados por la falta de progreso en el TNP hacia la meta del desarme. En ese contexto, llegar a un acuerdo final entre los 191 estados miembros del NPDI será un desafío.

Objetivos a largo plazo
El TNP entró en vigor en 1970 con el objetivo de prevenir la acumulación de armas nucleares y tecnología relacionada. También apoyó el uso pacífico de la energía nuclear y tenía el objetivo de lograr finalmente el desarme completo. Los signatarios del tratado incluyen cinco estados declarados con armas nucleares: Estados Unidos, China, el Reino Unido, Francia y Rusia, todos los cuales son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

El Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo estima que había 12.705 ojivas nucleares en todo el mundo a partir de enero, de las cuales alrededor de 9.440 estaban en reservas militares disponibles para uso potencial. Se estima que se desplegaron 3.732 ojivas con misiles y aviones, y alrededor de 2.000, casi todas pertenecientes a Rusia o EE. UU., se mantuvieron en estado de alerta operativa máxima. China tenía 350 ojivas, Pakistán tenía 165 e India tenía 160.

India y Pakistán, que han declarado sus programas de armas nucleares, no se han adherido al TNP. Israel mantiene una política de ambigüedad estratégica sobre su programa de armas nucleares y tampoco se ha adherido, aunque se dice que tiene 90 ojivas. Corea del Norte, que se cree que tiene al menos 20 ojivas nucleares, se retiró del pacto en 2003.

Se espera que la décima conferencia de revisión considere una serie de cuestiones: la universalidad del Tratado; desarme nuclear, incluidas medidas prácticas específicas; la no proliferación nuclear, incluida la promoción y el fortalecimiento de las salvaguardias; medidas para promover el uso pacífico de la energía nuclear, seguridad y protección; desarme regional y no proliferación.

Los estados miembros del TNP se reúnen cada cinco años, y la conferencia de este año se pospuso desde 2020 debido a la pandemia.

¿Un cambio de enfoque?
La conferencia de 2015 no logró un resultado sustancial debido a las diferencias sobre una propuesta para establecer una zona libre de armas de destrucción masiva en el Medio Oriente. Estados Unidos criticó a la Liga Árabe por la falta de progreso, mientras que Egipto y Rusia culparon a Estados Unidos, Reino Unido y Canadá.

Las diferencias sobre la fecha límite para el proceso y los requisitos individuales para alcanzar ese objetivo hundieron el acuerdo, que comprometería a 27 miembros y observadores de la Liga Árabe, además de Irán e Israel, a prohibir las armas nucleares. Las discusiones sobre el tema pueden reanudarse este año, pero es probable que el Medio Oriente pase a un segundo plano en medio de la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

“Tenemos que lidiar abierta y honestamente con las amenazas al tratado, en particular los efectos de la invasión rusa de Ucrania y sus comportamientos imprudentes que impactan cada uno de los principios centrales del tratado. No tengo ninguna duda de que las acciones de Rusia afectarán el clima en la conferencia”, dijo Adam Scheinman, representante especial del presidente de Estados Unidos para la no proliferación nuclear, en una conferencia de prensa el 26 de julio.

Marianne Hanson, experta en seguridad internacional y control de armas de la Universidad de Queensland, dijo que una forma en que los participantes de la conferencia podrían lidiar con los temores sobre la guerra nuclear en Ucrania es emitir declaraciones de «no ser el primero en usar». Pero ella es pesimista acerca de que eso llegue a buen término.

“Los miembros no deben emitir declaraciones de primer uso: China es el único de los estados con armas nucleares del tratado que lo hace. Sería una concesión que agradaría a los estados no poseedores de armas nucleares. Pero el intento del expresidente estadounidense Barack Obama de emitir una declaración de no primer uso fue detenido por las objeciones de Japón y Corea del Sur. No espero que veamos más declaraciones de NFU en esta conferencia”, dijo. A los dos aliados de EE. UU. les preocupaba que tal declaración llevaría a un debilitamiento de la disuasión nuclear provista por EE. UU.

Los legisladores y ciudadanos japoneses también estarán atentos para ver cómo los miembros del TNP manejan el tema de Rusia y el papel que desempeñará el primer ministro y líder del Partido Liberal Democrático en la conferencia.

“Rusia ha amenazado con usar armas nucleares contra Ucrania. Es importante forjar un camino hacia un acuerdo (sobre el principio de no ser el primero en utilizarlo) después de que se confirme la declaración conjunta, un acuerdo que incluya a Rusia”, dijo Natsuo Yamaguchi, jefe del socio menor de coalición del PLD, Komeito, en una conferencia de prensa el 26 de julio. “Espero que el primer ministro Kishida desempeñe un papel de liderazgo en este proceso”.

Tratados ‘rivales’
Otro tema principal que tendrá que abordar la conferencia del TNP es cómo llegar a un acuerdo en el contexto del nuevo Tratado de las Naciones Unidas sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW), un acuerdo separado que entró en vigor en enero de 2021.

Los estados miembros del tratado de 2021 acordaron no desarrollar, probar, producir, adquirir, poseer, almacenar, usar o amenazar con usar armas nucleares. El tratado prohíbe el despliegue de armas nucleares en territorio nacional y la prestación de asistencia a cualquier estado en la realización de actividades prohibidas. Sesenta y seis estados han ratificado el tratado hasta el momento, mientras que otros 23 lo han firmado pero no lo han ratificado. Todos, sin embargo, son estados no nucleares.

Todos los estados de potencia nuclear se negaron a unirse al tratado de prohibición, calificándolo de incompatible con las realidades actuales del entorno de seguridad.

“Como paso final en el largo camino hacia el eventual desarme nuclear, el mundo necesitará un tratado verificable y exigible, que sea consistente con las condiciones de seguridad en el mundo y ayude a generar la seguridad necesaria para prevenir la guerra”, dijo Scheinman. “Así no es como caracterizaría al TPNW. Tendremos un sistema basado en el TNP para reducir los riesgos nucleares o no tendremos ningún sistema basado en tratados”, agregó.

La posición de Japón sobre el TPNW es que, si bien es un paso importante hacia la eventual eliminación de las armas nucleares, se ve debilitado por el hecho de que ningún estado con armas nucleares es miembro. Dada la situación internacional actual y la dependencia de Japón del paraguas de seguridad nuclear de EE. UU., Tokio cree que aún se necesita un enfoque más realista como el TNP, que incluye a los estados con armas nucleares.

Hanson señaló, sin embargo, que si bien los estados con armas nucleares solo se han burlado del TPNW, el hecho de que los miembros se reunieran en junio por primera vez desde que el tratado entró en vigor podría empujarlos a atenuar sus comentarios al respecto en la conferencia de revisión del TNP.

Si bien ninguno de los estados con armas nucleares estuvo en la reunión de junio, los aliados de la OTAN Noruega, Alemania, Bélgica y los Países Bajos, así como Australia, participaron como observadores.

“Sospecho que los estados con armas nucleares, especialmente los EE. UU., el Reino Unido y Francia, reconocerán que el TPNW existe y que es ‘útil’, aunque seguirán dando prioridad al TNP. Pero al menos eso sería mejor que las anteriores declaraciones hostiles al respecto”, dijo Hanson.

Información de The Japan Times.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here