Japón advierte de que tomará medidas «apropiadas» ante la excesiva caída del yen

0
184
Un hombre pasa junto a un monitor eléctrico que muestra el tipo de cambio del yen japonés frente al dólar estadounidense en el exterior de una agencia de valores en Tokio, Japón. 4 de octubre de 2023. REUTERS/Issei Kato

Japón tomará las medidas apropiadas contra los movimientos excesivos del yen «sin descartar ninguna opción», declaró el miércoles el ministro de Finanzas, Shunichi Suzuki, manteniendo en alerta a los mercados ante la posibilidad de una intervención compradora de yenes.

Suzuki dijo a los periodistas que no comentaría si Tokio intervino en el mercado de divisas durante la noche para apuntalar el yen.

«Los tipos de cambio deben moverse de forma estable impulsados por los mercados, en consonancia con los fundamentos económicos. Los movimientos bruscos no son deseables», dijo Suzuki a los periodistas.

«El Gobierno sigue muy de cerca la evolución del mercado. Estamos preparados para tomar las medidas necesarias contra el exceso de volatilidad, sin descartar ninguna opción», añadió.

Tras caer por debajo de la marca psicológica de 150 por dólar, el yen se fortaleció fuertemente durante la noche del martes, lo que llevó a algunos operadores del mercado a creer que Tokio había intervenido para apoyar la moneda. El miércoles, el dólar cotizaba a 149,17 yenes en los mercados asiáticos.

Masato Kanda, máximo responsable japonés en materia de divisas, dijo a los periodistas a primera hora del miércoles que las autoridades estaban analizando diversos factores, como la volatilidad implícita, para determinar si los movimientos del yen eran excesivos.

«Si las divisas se mueven demasiado en un solo día o, digamos, en una semana, eso se considera un exceso de volatilidad», dijo Kanda.

«Incluso si no es el caso, si vemos que los movimientos unilaterales se acumulan en movimientos muy grandes en un cierto periodo de tiempo, eso también es exceso de volatilidad», añadió Kanda, que no quiso comentar si los movimientos del yen durante la noche habían sido excesivos.

En una señal de la creciente alarma del Gobierno por la debilidad del yen, Kanda dijo que se reunió con el primer ministro Fumio Kishida más tarde el miércoles para «discutir la economía en general».

Aunque la debilidad del yen impulsa las exportaciones japonesas, ha sido un quebradero de cabeza tanto para los responsables de política monetaria como para los hogares, al inflar el coste de las importaciones de materias primas.

Kanda se negó a decir si había discutido la debilidad del yen con el primer ministro, pero dijo a los periodistas tras la reunión que cualquier intervención tendría como objetivo la volatilidad y no los niveles del yen.

Añadió que Japón estaba actuando de conformidad con un acuerdo con sus socios del G7 y el G20, que incluye un compromiso con la postura de que los movimientos excesivos del tipo de cambio son indeseables.

Las autoridades japonesas se enfrentan a una renovada presión para combatir una depreciación sostenida del yen, ya que los inversores se enfrentan a la perspectiva de unos tipos de interés estadounidenses más altos durante más tiempo, mientras que el Banco de Japón sigue aferrado a su política de tipos de interés superbajos.

 

La última vez que Tokio intervino para comprar yenes fue en septiembre y octubre del año pasado, cuando la moneda japonesa llegó a desplomarse hasta un mínimo de 32 años de 151,94 por dólar.

La administración de Kishida tiene previsto elaborar un presupuesto suplementario con nuevas medidas para amortiguar el golpe de la creciente inflación, entre las que se incluyen subsidios para las facturas de electricidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here