Bangkok: el primer ministro Prayut busca un nuevo mandato con un nuevo partido

0
308

El general golpista que se convirtió en primer ministro tuvo que cambiar de partido político para poder participar en las próximas elecciones, previstas para mayo. Dijo que presentaba su candidatura para «proteger» a Tailandia y por «sentido del deber». La oposición cuestiona su figura y los últimos resultados electorales.

Por sentido del deber y para «completar su trabajo» son las razones que llevaron al ex general golpista y posterior primer ministro -con traje de civil-, Prayut Chan-ocha, a presentar ayer su candidatura para un nuevo mandato. Sin embargo, para hacerlo tuvo que cambiar de partido y pasar del Palang Pracharath (que él mismo había ayudado a fundar en marzo de 2018 para dar legitimidad a los militares), al recién formado Partido de las Naciones Unidas de Tailandia (Ruam Thai Sang Chart). Más tarde se le unieron varios políticos destacados del mismo Palang Pracharat, pero también del Partido Demócrata y otros.

En su discurso Prayut, de 68 años, ha vuelto a afirmar que su objetivo no es aspirar al poder ni buscar beneficios para sí mismo, sino -según una consolidada praxis nacionalista- por el «deber de proteger esta tierra sagrada y preservar los tres pilares de nación, religión (budista) y monarquía”. Por lo tanto, necesita un nuevo mandato para completar su «misión inconclusa» que se propone llevar a término «por más difícil que sea o tensiones que pueda provocar».

“Todo lo que he hecho –reiteró el ex general– es por un futuro sostenible. No dejaré a nadie atrás hasta que entregue el país a la próxima generación».

En más de ocho años al frente de Tailandia y sus 66 millones de habitantes, Prayut ha superado varias mociones de censura en el Parlamento sin ceder nunca a las protestas en las calles de la oposición, que no le reconoce legitimidad, le considera incapaz de conducir el país y lo señala como garante de una clase dirigente que protege los intereses de la monarquía, las fuerzas armadas y la oligarquía.

Prayut estuvo al ​​frente de la represión contra la sublevación de los Camisas Rojas entre abril y mayo de 2010, encabezó la junta militar tras el golpe de Estado del 22 de mayo de 2014, fue luego primer ministro elegido por una Asamblea Nacional sin mandato popular y se mantuvo en el poder incluso después de las elecciones de 2019 que, para sus adversarios, se organizaron de tal manera que le permitieran ganar.

Las esperanzas de su salida inmediata del escenario se hicieron añicos cuando el 30 de septiembre la Corte Constitucional dictaminó que los primeros tres años en el poder, como jefe de la Junta Militar, no deben incluirse en los ocho de mandato que otorga la Constitución (aprobada bajo el control militar en 2016). En consecuencia, si es reelegido el 7 de mayo, Prayut podrá permanecer en el cargo como máximo medio mandato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here