2018/07/12 Sociedad

Los niños de la cueva de Tailandia iban sedados para evitar que les entrara pánico

Tailandia
Enviar noticiaImprimir noticia

Los médicos que les atienden ahora en el hospital de Chiang Rai han señalado que evolucionan bien y que en las dos semanas que permanecieron atrapados en la cueva perdieron una media de dos kilos de peso.

Lo que fue el final feliz de una arriesgada operación de rescate estuvo a punto de terminar en tragedia. Las bombas de extracción de agua, que durante días drenaron la cueva de Tham Luang, en el norte de Tailandia, para permitir la evacuación de los doce niños y su entrenador, fallaron poco después de que los equipos de salvamento sacaran al último niño de la gruta.
Los médicos que les atienden ahora en el hospital de Chiang Rai han señalado que evolucionan bien y que en las dos semanas que permanecieron atrapados en la cueva perdieron una media de dos kilos de peso.
Tres buzos australianos que participaron en la operación de rescate revelaron ayer que la evacuación de los últimos cuatro niños y su entrenador estuvo a punto de fracasar. Según el diario The Guardian, los tres buzos fueron testigos de que las bombas de extracción de agua fallaron poco después de que sacaran al instructor, que fue el último en ser rescatado, y el nivel del agua de la cueva empezó a subir rápidamente, provocando el pánico.
Los buceadores, que se hallaban a 1,5 kilómetros de la salida de la gruta recogiendo sus equipos, explicaron que empezaron a escuchar gritos de advertencia a los lejos. De repente, vieron llegar a un centenar de trabajadores corriendo hacia la salida. Y ellos, sin pensárselo mucho, también se apresuraron a salir antes de que fuera demasiado tarde.
Si este fallo mecánico hubiera tenido lugar unas pocas horas antes, seguramente hubiera atrapado a los buzos en plena operación de rescate y hubiera provocado una catástrofe.
Sin embargo, los equipos de salvamento pudieron culminar con éxito la evacuación de los doce menores y su entrenador y sólo hubo que lamentar la muerte de un buzo tailandés, Samarn Kunan, que se quedó sin aire a mitad de recorrido, el pasado viernes.
Los equipos de rescate publicaron ayer un primer vídeo de los trabajos de evacuación, que pone de manifiesto la complejidad de la operación. Las imágenes revelan que los niños fueron sedados antes de ser rescatados. En el vídeo se ve como uno de ellos sale de la gruta en camilla, bajo el efecto de sedantes y equipado con traje y máscara de bucear.
Un hecho que confirmó el comandante Chaiyananta Peeranarong a Afp. El que fuera el último buzo en salir de la gruta explicó que “algunos estaban adormecidos, otros agitaban los dedos como si estuvieran groguis. Pero respiraban”.
Un comentario que ratifica las declaraciones del primer ministro Prayut, la tarde del martes, cuando afirmó que los socorristas habían dado un “tranquilizante ligero” a los niños para evitar que les entrara el pánico.
Una iniciativa que quizás explique también el protagonismo del anestesista y experto buceador australiano Richard Harris en esta operación de rescate. Su satisfacción por el éxito de la misión se vio empañada, sin embargo, por el fallecimiento de su padre, una noticia que le fue comunicada en cuanto salió de la gruta.
Las autoridades, que siguen sin dar detalles de la operación, difundieron también unas imágenes sobre la recuperación de los niños. En ellas aparecen varios de ellos en una habitación del hospital y en buen estado de salud. Todos llevan mascarillas y tres de ellos saludan a la cámara y a los familiares que están al otro lado de una pared de cristal.
“Todos estan en buenas condiciones y no presentan signos de estrés. Los niños estuvieron bien atendidos en la cueva, aunque la mayoría de ellos perdió un promedio de dos kilos”, dijo a la prensa un alto responsable del Ministerio de Salud Pública.

Enviar noticiaImprimir noticia

Dejanos tu comentario

NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento.