2014/05/08 Política

La justicia destituyó a la Primera Ministra de Tailandia

Tailandia
Enviar noticiaImprimir noticia

La Corte Constitucional tailandesa determinó destituir a Yingluck Shinawatra por cargos de abuso de poder abriendo un nuevo período de incertidumbre en un país muy inestable desde 2006

La Corte Constitucional de Tailandia ordenó este miércoles la destitución de la primera ministra interina, Yingluck Shinawatra, junto con otros nueve miembros de su gabinete, acusados de violar la carta magna y abusar de poder. 

En un discurso televisado, el presidente del tribunal, Charoon Intachan, informó que “el mandato de la señora Yingluck ha terminado y ya no es la premier en funciones del país”. 

La Corte alegó que ella abusó de su poder al reemplazar en 2011 a Thawil Pliensi en su cargo de secretario general del Consejo Nacional de Seguridad, precisó. 

Los miembros del gabinete que estuvieron de acuerdo con esa decisión de la premier también tendrán que renunciar, mientras que otros ministros podrían mantener en su cargo, señaló. 

Esa entidad también designó al ministro de Comercio, Niwatthamrong Boonsongpaisan, como nuevo primer ministro interino. 

Según observadores, el veredicto exacerbará las tensiones políticas en este país sudesteasiático, que estallaron a principios de este año. 

Mientras tanto, los partidarios de Yingluck - los llamados “camisas rojas” - se comprometieron a realizar una gran manifestación el próximo día 10.

 

Veredicto inapelable

La funcionaria, quien se presentó el martes en la Corte, rechazó que su partido se hubiera beneficiado con la medida. Sin embargo, el tribunal falló en su contra.

"Su estatus como primera ministra ha terminado. Yingluck ya no puede permanecer en el puesto de primera ministra interina", dijo la Corte en un comunicado.

Se espera que Tailandia realice elecciones parlamentarias el 20 de julio próximo.

Sin embargo, no está claro cómo se elegirá el próximo primer ministro, dado que actualmente el país no cuenta con un parlamento activo.

Nopaddon Pattama, asesor de la primera ministra, dijo que la decisión del tribunal es vinculante.

"No tiene más remedio que acatar la decisión, porque la Constitución dice que el fallo del tribunal es vinculante para todas las partes. Lo que sí haremos es una protesta política", comentó.

 

Un país dividido

La política tailandesa está muy polarizada desde que en 2006 el ejército derrocó al hermano de Yingluck, Thaksin, entonces primer ministro.

Thaksin, un magnate de las telecomunicaciones que está exiliado después de haber sido condenado por corrupción en su país, es muy popular entre las masas rurales y urbanas pobres del norte y el noreste.

Pero sus detractores, la élite de Bangkok y los sectores ultramonárquicos del sur de Tailandia, lo ven como un líder nepotista y corrupto, y a su hermana como su marioneta.

En los seis últimos meses, los anti-Thaksin sacaron a las calles a cientos de miles de personas y lograron perturbar seriamente las elecciones legislativas del pasado mes de febrero, con las que el gobierno esperaba recuperar impulso.

Finalmente fueron anuladas por el Constitucional, que en 2008 ya tumbó a dos primeros ministros vinculados a Thaksin.

Durante las protestas murieron al menos 25 personas y centenares resultaron heridas en ataques con granadas y tiroteos.

Los opositores, que siguen en las calles de Bangkok, celebraron este miércoles la decisión ante el Tribunal Constitucional, que satisfizo la causa por la que luchaban desde hace medio año.

"Estoy contento, aunque no se haya destituido a todo el gobierno. La gente que no respeta la ley debería ser echada", dijo a la AFP Linjong Thummathorn.

Del otro lado del espectro político, el movimiento de los camisas rojas, leal a Thaksin, prometió manifestarse si se consumaba un "golpe de Estado judicial", lo que ahora hace temer que haya nuevos enfrentamientos.

Los opositores esperan ahora que el Senado nombre a un nuevo primer ministro y a un gobierno que aplique reformas destinadas a limitar la influencia del clan Shinawatra.

La cámara baja está disuelta desde diciembre, cuando se convocaron las legislativas finalmente anuladas.

Para Thitinan Pongsudhirak, un experto de la Universidad Chulalongkorn de Bangkok, es de prever que siga la batalla entre ambos bandos políticos rivales.

"Los dos bandos tienen que saber que no pueden ganarlo todo, y entonces es cuando veremos alguna forma de compromiso. Pero antes de que las cosas mejoren, es previsible que empeoren bastante", declaró.

Enviar noticiaImprimir noticia

Dejanos tu comentario

NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento.