2013/10/12 Sociedad

Homenaje a Ernesto "Che" Guevara en Sri Lanka

Sri Lanka
Enviar noticiaImprimir noticia

En una plantación cauchera de Horana, Guevara sembró el 7 de agosto de 1959 una postura de caoba que hoy supera los 20 metros y a cuya sombra suelen celebrarse actos de solidaridad con Cuba

Dirigentes del Gobierno y del Parlamento de Sri Lanka recordaron a Che Guevara en la localidad de Horana, uno de los sitios donde estuvo el legendario guerrillero cuando visitó este país en el año 1959.

A tal acto asistió la embajadora de Cuba en el país asiático,  Indira López, quien destacó que a 46 años de la muerte del Che, su figura y sus ideas siguen siendo motivo de inspiración en tierras tan lejanas de América Latina como la isla del Índico.

En una plantación cauchera de Horana, Guevara sembró el 7 de agosto de 1959 una postura de caoba que hoy supera los 20 metros y a cuya sombra suelen celebrarse actos de solidaridad con Cuba, colocándose flores al pie de la misma como parte de los actos conmemorativos.

Organizaciones de la izquierda srilankesa han celebrado por estos días diversas actividades de homenaje al legendario comandante argentino-cubano, asesinado el 8 de octubre de 1967 en Bolivia.

Una de las iniciativas más coloridas estuvo a cargo de la Unión de la Juventud Socialista, que organizó un recorrido en moto desde Colombo al distrito de Vavuniya (unos 200 kilómetros al norte) para recordar el que realizó el Che en 1952 con su amigo Alberto Granado desde Buenos Aires, capital de la República Argentina y por toda América del Sur.

En Sri Lanka es común ver hasta en los lugares más impensados carteles con el rostro o pensamientos del Che Guevara.

No pocos jóvenes visten camisetas con la efigie de Guevara y hasta muchos triciclos motorizados que hacen de taxis  llevan en los parabrisas su imagen más famosa, la que le tomó en la Habana, capital de Cuba, el fotógrafo Alberto Korda en marzo de 1960, durante el sepelio de las víctimas de un ataque terrorista.

El recuerdo:

El legendario guerrillero la sembró el 7 de agosto de 1959, cuando recaló en la isla como parte de una gira por Asia y África. Interesado en conocer los métodos de siembra y explotación del árbol del caucho, se pasó el día recorriendo las plantaciones y hablando con los trabajadores.

“Al final, sembró esta mahogany (caoba), que por la fecha apenas medía un pie de altura y no era más gruesa que mi pulgar”, cuenta Dingiri Mahattaya, el único testigo vivo del hecho.

Hoy con 83 años, el cuidador del bungaló donde se alojó el Che ese día apunta que por allí han pasado decenas de personalidades de todo el mundo, “pero a nadie recuerdo con más respeto que a aquel hombre barbudo, de uniforme verde olivo y boina negra de quien ni siquiera sabía entonces el nombre”.

“Con el tiempo, leí sobre él, supe quién era y me grabé en la mente cada detalle de su visita. Ocho años después, cuando supe de su asesinato en Bolivia, sentí una opresión extraña en el pecho, como una mezcla de dolor e ira”, cuenta.

Enviar noticiaImprimir noticia

Dejanos tu comentario

NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento.