2018/08/24 Economía

Experiencia de Maoríes en N. Zelanda serviría a indígenas colombianos

Nueva Zelanda
Enviar noticiaImprimir noticia

Traci Houpapa, consejera económica de ese pueblo aborigen en el país oceánico, dice que uno de los retos está relacionado con el cambio climático.

  • Traci Houpapa, directora empresarial y líder industrial de Nueva Zelanda.

Se estima que la economía de la comunidad indígena maorí de Nueva Zelanda tiene un valor cercano a los US$40 millones, y un segmento significativo de esta pertenece al sector primario. Esta etnia representa el 15% de la producción láctea, 20% de la carne, 10% de la horticultura, 10% de la viticultura, 8% de la energía geotermal, 45% de la pesquería y cerca de la mitad de la silvicultura. 

Este es el panorama que describe Traci Houpapa, quien ha sido catalogada por la BBC como una de las 100 mujeres más influyentes en el mundo y es miembro de 20 juntas directivas de organizaciones privadas y públicas. Asimismo, es consejera para asuntos de desarrollo económico y estratégico de las comunidades Maorí. 

En diálogo con Portafolio, Traci Houpapa contó cómo una comunidad indígena como la de los maoríes logró tener un peso tan importante en la economía general de Nueva Zelanda. Y describió que los retos tanto para los pueblos indígenas como para las sociedades de ambos países (incluye a Colombia) están del lado del cambio climático y el cuidado del agua. Cómo logró Nueva Zelanda que los maoríes tuvieran un peso tan importante en la economía?

Los maoríes tienen un tratado con el Gobierno. Este preserva sus derechos a ser propietarios de sus activos, para que los traten igualitariamente y también para contribuir a la sociedad neozelandesa. Los maoríes siempre han poseído tierras y esto les ha dado una base económica de activos muy significativa, con lo cual se pueden desarrollar negocios. Además, hacen muchas contribuciones a Nueva Zelanda, se estima que su economía tiene un valor cercano a los US$40 millones, y un segmento significativo de esta pertenece al sector primario. 

Esa comunidad representa el 15% de la producción del sector lácteo, 20% de la carne, 10% de la horticultura, 10% de la viticultura, 8% de la energía geotermal, 45% de la pesquería y cerca de la mitad de la silvicultura.

¿Qué consejos podría darles a las comunidades indígenas de Colombia para tener un mayor peso en la economía nacional?

Nosotros experimentamos también devastación, a través de guerras de tierras en las épocas iniciales del establecimiento de nuestro país. 

El tratado de Waitangi fue el documento que tuvo la intención de terminar con nuestras disputas territoriales y establecer una base para alianzas entre los indígenas de Nueva Zelanda, los británicos y nuestro Gobierno. Eso significó que mientras los maorís retenían la propiedad de las tierras, todavía experimentamos algunos retos con respecto a nuestra habilidad de operar y de gestionar esa base de activos como negocios viables. 

En los últimos 20 o 30 años, hemos visto que los gobiernos se han enfocado específicamente en asegurar que estas violaciones al tratado de Waitangi hayan sido abordadas.

Este proceso ha sido bastante crítico para abordar los dolores del pasado y el sufrimiento, para poder permitir a los maorís y a los grupos tribales seguir adelante como entidades económicas.

También trabajo con líderes de la industria en el sector agrícola, como los de carnes, lácteos, silvicultura y pesca, con el fin de asegurarnos que la voz y la visión de los maorí sea escuchada y tomada en cuenta. Nueva Zelanda está lidiando con los mismos problemas que tiene Colombia, como los del maneja del agua fresca y del cambio climático. Tenemos que ver cómo podemos establecer relaciones más profundas para intercambiar conocimientos, sistemas; modelos para mejorar la riqueza y el bienestar de nuestra gente en ambos países.

Algunos sectores agrícolas y poblaciones indígenas de Colombia han manifestado que un acuerdo de libre comercio con Nueva Zelanda podría ser perjudicial, por ejemplo, para la industria lechera. 

Yo he escuchado las preocupaciones de la gente y también las de las comunidades indígenas colombianas. Nueva Zelanda y Colombia han disfrutado unas relaciones y alianzas de largo plazo. Hemos compartido conocimiento de la gente, modelos de negocios, sistemas agroculturales por mucho tiempo, así que tenemos la base de confianza entre nuestros países. 

Igualmente, contamos ahora con modelos de negocios e iniciativas con respecto a lácteos, gestión de agua fresca, segmentos que ya están compartiendo los beneficios potenciales. Tenemos un Gobierno que ha firmado una política de tratados que defiende un comercio justo para todos. 

Sabemos que en esas conversaciones que nuestra gente tiene con respecto al comercio se basan en reconocer las funciones importantes de las comunidades indígenas y rurales, y las mujeres. Son estrategias clave que se aplican para todas nuestras conversaciones. 

Sabemos que cuando ambas partes se benefician a todos nos sirve. Ese ha sido realmente el enfoque de todos los contactos en los que yo he estado, con respecto a comercio y exportación. No solo aquí en Colombia, sino también en el resto del mundo. 

Tuvo tiempo de compartir con algunas comunidades aborígenes de Colombia, ¿qué les hace falta a estas para poder consolidarse a nivel económico?

En el tiempo que he estado aquí con los líderes indígenas y las organizaciones que he conocido, veo que compartimos las mismas filosofías, visiones y enfoques de los maorís; en verdad son muy similares. 

Esto me da esperanza, porque como maorís tal vez podamos compartir con las comunidades indígenas aquí y también con el Gobierno colombiano algunos de los éxitos que hemos logrado. 

Una de las claves ha sido que los maorís y el Gobierno neozelandés han construido una alianza muy cercana y establecido políticas, recursos y apoyos. Está claro que el Estado promueve el éxito y desarrollo económico de los maorís. 

No estoy diciendo que hemos hecho todo bien, acepto que todavía estamos aprendiendo y cometemos errores.

Enviar noticiaImprimir noticia

Dejanos tu comentario

NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento.