2013/11/19 Política

Sri Lanka abrió el camino de las mujeres gobernantes en 1960

El Mundo
Enviar noticiaImprimir noticia

En el año 1960 asumió como Primera Ministra Sirimavo Bandaranaike, en Sri Lanka. Luego contemporáneamente le siguieron Indira Gandhi en India, en 1966, y Golda Meier, en Israel, en 1969

  • Sirimavo Bandaranaike
    Sirimavo Bandaranaike

Actualmente es común que la Primera Magistratura de un país sea conducida por una mujer; circunstancia impensada hasta el año 1960 cuando asumió como Primera Ministra  Sirimavo Bandaranaike, en Sri Lanka.

Luego contemporáneamente le siguieron Indira Gandhi, en India, en 1966, y Golda Meier, en Israel, en 1969.

Sin embargo esa peculiar situación, propia del Hombre hasta entonces, iniciada en el citado país asiático, se extendió al resto del mundo y en la actualidad América Latina contará a partir de marzo con al menos cuatro jefas de Estado, sea cual fuere el resultado en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Chile.

La primera mujer que llegó a la presidencia de su país en Latinoamérica fue la argentina, María Estela Martínez, conocida como “Isabelita”  en el año 1974,  quien había sido electa como Vicepresidenta y desde ese cargo pasó a la Jefatura de Estado al fallecer su esposo, el entonces Presidente Juan Domingo Perón.

En lo que respecta a Chile, la expresidenta  socialista Michelle Bachelet (2006-2010) y la exministra conservadora Evelyn Matthei se disputarán en una segunda vuelta, el 15 de diciembre próximos, la presidencia del país , pues fueron las más votadas en la primera ronda, celebrada el pasado  domingo, en la que ningún candidato logró la mayoría suficiente.

Argentina está gobernada desde 2007 por Cristina Fernández, viuda del expresidente Néstor Kirchner, que fue reelegida en 2011.

En Brasil está al mando Dilma Rousseff, la segunda mujer más poderosa del mundo,  que aún no ha hecho oficial si competirá por la reelección en 2014.

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, dejará el poder en mayo al ganador de las elecciones del 2 de febrero próximo.

En América Latina la primera jefa de Estado elegida por votación de los ciudadanos fue la nicaragüense Violeta Chamorro en 1990, la segunda, la panameña Mireya Moscoso, en 1999, y la tercera, la chilena Bachelet, en el año 2006.

Sin pasar por unas elecciones fue presidenta la boliviana Lidia Gueiler Tejada, quien accedió a la jefatura de Estado desde la presidencia de la Cámara de Diputados en 1979 y solo ocho meses después fue víctima de un golpe de Estado y obligada al exilio.

Rosalía Arteaga gobernó Ecuador por 48 horas en febrero de 1997, tras el derrocamiento de Abdalá Bucaram, de quien era vicepresidenta y tras ser nombrada jefa de Estado "temporal".

La haitiana Ertha Pascal-Trouillot era jueza suprema cuando los militares que habían dado un golpe de Estado le entregaron la Presidencia en 1990 con el fin de que convocara a  elecciones.

Además de los países ya mencionados, Malta, Irlanda, Guinea Bissau, Filipinas, la Alemania del Este, Suiza, Letonia, Finlandia, Indonesia, Liberia, India, Bosnia Herzegovina, Lituania y Corea del Sur ya han sido gobernadas por una Mujer.

El ejemplo iniciado hace 53 años en Sri Lanka con la asunción de Sirimavo Bandaranaike a cargo del Gobierno de su país se transmitió a diferentes lugares del mundo y fundamentalmente a  Latinoamérica donde la MUJER ha reemplazado al HOMBRE en la nada sencilla tarea de conducir los destinos de una nación.

Enviar noticiaImprimir noticia

Dejanos tu comentario

NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento.

Comentarios

  1. Santiago
    2013/11/20

    Noooo si los argentinos somos unos genios. La 1ra mujer presidente fue Isabelita y asi nos fue y la 2da, Cristinita y asi nos va...... Mas dolubo no podemos ser