2018/07/12 Política

Presentan en Filipinas borrador de nueva Constitución

Filipinas
Enviar noticiaImprimir noticia

El borrador de una nueva Constitución de Filipinas fue presentado al gobierno para su estudio y revisión, aunque el texto definitivo deberá ser aprobado por el Parlamento.

El borrador de una nueva Constitución de Filipinas fue presentado al gobierno para su estudio y revisión, aunque el texto definitivo deberá ser aprobado por el Parlamento.
La semana pasada los 22 integrantes del comité consultivo encargado de redactar el documento aprobaron, por unanimidad, el citado borrador para llevarlo ante el presidente filipino, Rodrigo Duterte.
Unos de los principales objetivos para la promoción de la nueva carta magna es el cambio a un sistema federal, una de las principales promesas de campaña de Duterte.
Antes de convertirse en ley este proyecto de reforma de la Constitución debe obtener la anuencia del Congreso bicameral y someterse a un referéndum público.
Según algunas encuestas, solo un 37 por ciento de los filipinos votaron por cambiar la ley esencial (de más de 30 años), mientras que un 29 está en contra.
De acuerdo con el borrador, el país se dividiría en un sistema federal en 18 regiones que tendrían un mayor grado de control sobre sus propios asuntos.
Estas transformaciones cambiarían el poder de las élites de Manila y ayudarían a sellar los acuerdos de paz largamente bloqueados con grupos insurgentes que luchan por una mayor autonomía regional, ha expresado Duterte sobre los cambios.
El gobierno filipino firmó en 2014 un acuerdo de paz con el Frente Moro de Liberación Islámica, en el que se comprometió a crear un una región autónoma musulmana dentro la isla de Mindanao, a cambio de que estos renunciaran a la independencia y la lucha armada.
De ser aprobada, la nueva Constitución también permitiría a los funcionarios en ejercicio, incluidos presidente y vicepresidente, postularse a reelección, algo prohibido bajo las disposiciones actuales.
Este capítulo abre la posibilidad al actual mandatario de seguir en el cargo hasta el 2030, aunque Duterte apuntó este fin de semana que no trataría de extender su estadía más allá del término de su mandato en 2022.
La popularidad del gobernante es una de las más altas alcanzada por un jefe de Estado filipino en los últimos años, pese a las críticas de la comunidad internacional por su gestión.
A juicio de analistas, la alta aceptación de Duterte se debe en gran medida a su estrategia 'de mano dura' para combatir la corrupción y las ilegalidades, primera línea de su política.

 

Enviar noticiaImprimir noticia

Dejanos tu comentario

NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento.