2018/06/17 Cultura

Fans globales ‘made in’ Corea

Corea
Enviar noticiaImprimir noticia

Música juvenil, sugerentes coreografías, redes sociales y mucho YouTube

Una banda de pop de Corea del Sur en lo más alto de las listas de éxitos en Estados Unidos, cantando en coreano y utilizando como grandes reclamos música pegadiza, atractivos vídeos, recurrentes temas para jóvenes y adolescentes y espectaculares coreografías. No es un caso aislado. El grupo más top se denomina BTS pero hay otras bandas que están globalizando el K-Pop.

Los siete educados jóvenes surcoreanos de BTS han sido capaces de colgar en Youtube el videoclip de su último gran éxito ( Fake Love ) y acumular en cuatro horas diez millones de reproducciones; más de 160 millones de visualizaciones en 28 días. También han marcado un nuevo récord mundial en Twitter: 250.000 personas retuitean de media cada uno de sus tuits.

El pop coreano ha logrado alzarse hasta el número 1 de las listas de éxitos en EE.UU.

Las redes sociales son la gran palanca de propulsión del K-Pop. Un fenómeno musical y visual global surgido en Corea del Sur, con un histórico precedente, el Gangnam Style del rapero surcoreano PSY, que no ha parado de crecer en los últimos cinco años hasta convertirse en objeto de estudio y análisis.

Una revolución en una cultura como la americana acostumbrada siempre a exportar sus estrellas o a importarlas de otros países de Occidente. La cultura de masas y la comunicación audiovisual están en el centro de todas las miradas. La calidad musical y sus géneros pasan a ser secundarios.

Ni la lengua ni las diferencias culturales han frenado el auge del fenómeno

“Son los vasos comunicantes entre culturas que sin las redes sociales era muy difícil que pudiesen entrar nunca en contacto; desde Marco Polo no se había hecho una conexión de estas características”, opina la antropóloga Trina Milan, experta en innovación y nuevas tecnologías. “Hasta ahora sólo habíamos visto la producción de cultura popular desde Occidente, el centro cultural del mundo, pero con las redes sociales se horizontaliza la comunicación global. El K-Pop es el primer gran ejemplo de globalización de cultura popular que se generaliza desde la cultura asiática, y no desde Occidente; es muy interesante, no se habría producido sin las redes sociales”, añade.

El éxito del K-Pop, que incluye otros géneros musicales como el hip-hop, el rock o el rap, siempre exportados desde Corea del Sur, ha impactado también en Europa, América Latina, el norte de África y la India. Las estrellas del K-Pop también son veneradas en otros países asiáticos, sobre todo en Japón, e incluso han logrado actuar en uno de los países más herméticos del planeta: Corea del Norte.

Después de ver por primera vez un grupo de K-Pop en el número 1, en Estados Unidos se apresuran a buscar y hallar explicaciones al éxito imparable y global de grupos creados en Corea del Sur. El epicentro está en Seúl, donde se ha musculado una poderosa industria musical que selecciona primero el talento infantil y juvenil, forma y prepara después a los cantantes en academias y lanza estratégicamente a cada grupo. En las últimas semanas están analizando e incluso teorizando sobre el fenómeno medios de referencia como The New York Times o The New Yorker . “Dos teorías sobre cómo el K-Pop llegó al nº1 en América”, titulaba Amanda Petrusich. “Es probablemente el resultado final de una extraña confluencia de factores”, añadía al escribir de los temas de las canciones, que empatizan con el público joven, el peso de las redes sociales, el trato cuidadoso de sus fans o las coreografías perfectas. Entre las claves, sostienen los medios americanos, también está la geopolítica: “China boicoteó rápidamente todas las importaciones culturales coreanas, incluido el K-Pop, empujando sin saberlo la música hacia el oeste, Europa y EE.UU.”.

No hay que olvidar que el éxito del K-Pop coincide en un momento histórico de distensión entre las dos Coreas, con el papel de actor protagonista para los EE.UU. de Donald Trump, casi tan histriónico como la mayoría de los videoclips del pop coreano. Incluso una de las bandas de éxito del K-Pop, Red Velvet, actuó en abril en Pyongyang en presencia del líder Kim Jong-un. En los EE.UU. se preguntan ya si Corea del Norte permitirá la invasión pacífica del K-Pop, el estilo musical que usó el ejército surcoreano en la guerra psicológica, haciendo sonar los grandes éxitos en altavoces apuntando a la zona desmilitarizada que separa ambos países.

Expertos y medios de comunicación analizan los factores de un éxito ascendente

Los grupos de fans han roto fronteras y se articulan en países de todo el mundo a través sobre todo de redes sociales como Instagram o Facebook, donde comparten vídeos, idolatran a sus cantantes y actualizan las listas de éxitos. Guillem Martínez, que estudia traducción e interpretación en la Universitat Autònoma (UAB) en la especialización de japonés y lenguas asiáticas, se prepara ya para cursar parte de sus estudios en Seúl y aprender coreano. Aficionado a la música, también canta y es uno de los millones de fans del K-Pop. “Me atrae que sea una expresión tan diferente a nuestra cultura y a la vez tan similar a cosas que podemos llegar a entender; en realidad no son tan distintos, es efecto de la globalización. También son lejanos el anime o el manga. Lo que más me atrajo del K-Pop es que me gusta la música comercial, y el K-Pop lo es”, destaca.

Musicólogos consultados no se han querido aventurar a abordar el asunto ni a teorizar sobre el fenómeno, con muchos más puntos de interés en lo cultural, mediático y comunicativo, aseguran, que en lo puramente musical. El K-Pop, para la mayoría de melómanos puro martirio, no cambiará probablemente la historia de la música, aunque sí abre con cada vez más potencia un nuevo escenario de colonización cultural donde han cambiado las normas: Occidente se convierte ahora en receptor.

El éxito del pop coreano irrumpe en medio de la distensión entre las dos Coreas

Han pasado seis años desde el Gangnam Style y su súper viral baile del caballo. Otras bandas surcoreanas, con herramientas parecidas, han eclosionado y roto fronteras. La lista es más larga si se quiere pasar el domingo buscando en Youtube y haciendo coreografías en el salón de casa: Twice, Wanna One, Blackpink oGirl’s Generation.

Enviar noticiaImprimir noticia

Dejanos tu comentario

NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento.