2020/10/02 Política

No se cumple la legislación sobre jornada escolar extendida

Argentina
Enviar noticiaImprimir noticia

“Las escuelas primarias serán de jornada extendida o completa con la finalidad de asegurar el logro de los objetivos fijados para este nivel por la presente ley”.

El paso necesario que debe dar el sistema educativo hacia la meta de calidad educativa con inclusión social es la jornada escolar extendida. Por eso, es preocupante que todavía siga sin cumplirse la Ley de Educación Nacional, sancionada en 2006, que en su artículo 28 dispone: “Las escuelas primarias serán de jornada extendida o completa con la finalidad de asegurar el logro de los objetivos fijados para este nivel por la presente ley”.

Veamos la realidad, a fin de evaluar el grado de cumplimiento de esta importante y meritoria norma legal. En 2019, había 4,8 millones de niños en las escuelas primarias, de los cuales apenas 678 mil asistían a escuelas con Jornada Extendida (JE). Es decir: estamos muy lejos de lo establecido legalmente. Existe en el mundo una tendencia general a facilitar la educación primaria extendiendo la jornada escolar, es decir: la cantidad de horas en la escuela.

Por esa razón, en diciembre de 2010, la entonces presidente de la Argentina suscribió las metas educativas fijadas para el 2021, durante la Cumbre de Jefes de Estado de los Países Iberoamericanos realizada en Mar del Plata. La meta cuantitativa acordada para la jornada escolar extendida fue la siguiente: “en el 2021, entre el 20 y el 50% de las escuelas públicas primarias tendrá jornada completa”.

Lamentablemente, la realidad presente es otra, ya que el Ministerio de Educación informa en su recientemente publicado Anuario Estadístico Educativo de 2019 que, en las escuelas primarias estatales, apenas el 14,4 por ciento de los niños goza de los beneficios de la JE y en las escuelas privadas este porcentaje es aún menor (12,9). En el conurbano bonaerense, asisten a escuelas estatales de jornada escolar extendida apenas 6,3 niños cada 100.

Es un dato preocupante en este ámbito geográfico de la provincia de Buenos Aires, donde reside el núcleo duro urbano de la pobreza y la marginalidad social de la Argentina. Como se ve, estamos aún muy lejos de acercarnos al cumplimiento de esta importante meta educativa dispuesta por el Congreso Nacional hace nada menos que quince años, extendiendo la jornada escolar, es decir, la cantidad de horas en la escuela.

Estas metas no son inalcanzables. Basta mirar a otros países latinoamericanos, que están avanzando hacia estas metas esenciales para la inclusión social y la igualdad de oportunidades. Que las escuelas primarias sean de jornada extendida o completa es clave para asegurar el logro de los objetivos fijados por nuestra legislación educativa.

Lograr que los alumnos de educación básica tenga acceso a escuelas de jornada extendida o completa, priorizando los sectores sociales o las zonas geográficas más desfavorecidas, fue un claro mandato legislativo. Sin embargo, como hemos visto, la realidad es otra. Estamos en presencia de un gran desafío que deberemos enfrentar ya mismo. Las leyes educativas están y son buenas; se trata de cumplirlas.

Desde ya que este mero cumplimiento de más horas de clase de por sí no asegura una enseñanza de calidad, pero es condición necesaria para comenzar a mejorar, ya que menos horas con certeza debilitan el aprendizaje escolar. En este boletín, el licenciado Francisco Boero presenta la evolución de la Jornada Extendida en las escuelas estatales y privadas por provincias, en el período 2011-2019.

Se señala que en los últimos años no ha habido progresos, ya que en 2019 la cobertura de la JE fue ligeramente inferior a la del 2016. Las diferencias existentes entre provincias evidenciadas en esta nota son considerables. Basta señalar que, en Tierra del Fuego, de cada 100 niños en escuelas estatales 80 gozan de la JE, mientras que en Neuquén apenas son 2,2.

Estas diferencias son notables y no pueden ser explicadas únicamente por los recursos presupuestarios de las provincias, ya que Neuquén es la provincia del país con mayores fondos por habitante originados por la coparticipación federal de impuestos y las regalías por la explotación de hidrocarburos. Neuquén también presenta la mayor desigualdad en la JE en las escuelas estatales respecto de las privadas ya que, en estas últimas, casi 32 alumnos de cada 100 gozaban de ella.

El otro caso extremo, pero opuesto, es Córdoba ya que, mientras más de la mitad de los alumnos de escuelas estatales tenían JE, en las escuelas privadas esta participación descendía a 15 de cada 100. El nivel educativo de nuestros niños de la escuela primaria es bajo, como lo indican desde hace ya varios años nuestras propias evaluaciones y también las de carácter internacional, como la Prueba PISA.

Además, es evidente, al comparar con otros países del mundo y en particular de América latina, que nuestro calendario escolar es muy corto. Esto significa que los niños argentinos tienen muy pocas horas de enseñanza en las escuelas primarias.

Mejorar la calidad educativa de nuestras escuelas primarias no será una tarea fácil y exigirá avanzar rápidamente hacia la extensión de la Jornada Extendida. Este avance deberá ser más acelerado en las escuelas a las que acuden los niños más pobres, fortaleciendo así la igualdad de oportunidades. Es hora de comenzar a cumplir la Ley. 

Por Dr. Alieto Aldo Guadagni
Enviar noticiaImprimir noticia

Dejanos tu comentario

NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento.