2020/01/06 Política

El ajusticiamiento electoral del General Soleimani

Argentina
Enviar noticiaImprimir noticia

Con el ajusticiamiento del general Qasem Soleimani (y de Abu Mehdi al Mohandi), Estados Unidos completa con Irán el último eslabón de la inagotable cadena de errores iniciada en 1953.

Con el ajusticiamiento del general Qasem Soleimani (y de Abu Mehdi al Mohandi), Estados Unidos completa con Irán el último eslabón de la inagotable cadena de errores iniciada en 1953.
Fue cuando la CIA ayudó a los británicos declinantes a derrocar al nacionalista persa Mohammad Mossaddeq, en uno de los episodios cinematográficos menos explotados de la Guerra Fría.
Con el verso de evitar que Mossaddeq se inclinara por Moscú, los americanos del norte se quedaron con el negocio del petróleo iraní, y con los alicaídos ingleses como lugartenientes subalternos. Ensayo ideal para instalar la monarquía escenográfica de los Reza Pahlevi. Un sha-monarca que era tan distraído como el pobre Jimmy Carter, aunque más refinado. Mientras los petroleros felices contaban las montañas de billetes casi ni se daban cuenta que se les venía encima, en 1979, la revolución de la fe.

Es el tiempo de la barbarie de la religión como polo de poder.
Emergencia del ayatollah Ruhollah Komeini. Un imán chiita que admiraba el tercerismo del general Perón y que, de estar exiliado en Nauphle le Chateau, un pintoresco villorrio de Francia, pasó a conducir el temido régimen persa que, desde entonces, atormenta al Gran Satán, así bautizado por Komeini.
Se trata de un imperio que no suele armonizar el poderío nuclear con la sutileza de la inteligencia. Ser el más fuerte de ningún modo significa ser el más apto para orientar los destinos del mundo cada vez más complejo. Con jugadores que crecen a sus expensas. A partir, en general, de los desaciertos ajenos. O por el fenomenal avance tecnológico. Los atributos del 5G pueden ser más poderosos, en un futuro cercano, que el militarismo excesivo. China. Efecto del capitalismo casi salvaje endulzado con los atributos totalitarios del marxismo mercantil.

Estrategia a la bartola

Irán se fortalece en la región gracias, en gran parte, a la colaboración indirecta de los americanos del norte.
Graves especialistas en equivocarse con sus catastróficas tácticas para alcanzar alguna estrategia a la bartola.
Después del atentado trágico de las Torres, organizado por Al Qaeda versión Afganistán, el avance ciegamente vengativo de Estados Unidos permitió que Irán se liberara de dos trascendentes enemigos regionales.
El duro Talibán, con el mejor hashis de Afganistán. Y el dictador de usos múltiples Saddam Hussein en Irak.
Para completar el ciclo de los favores especiales, hasta le hicieron el favor de eliminarle también a Osama Bin Laden, líder del adversario Al Qaeda.
Resultaron fundamentales para instalar la nueva dinámica de conflicto en la región.
Ya la hegemonía del litigio no la tiene reservada el interminable entrevero histórico Palestina-Israel.
Ahora se trata de la confrontación étnico religiosa Chiita-Sunnita.
Por una parte la sunni rigorista Arabia Saudita (con Estados Unidos e Israel).
Por la otra la chiita Irán, recostado sobre la Rusia que quiere volver a ser imperio (como la ambigua Turquía). Con la anuencia sigilosa de China. Completado por una serie de países árabes literalmente destrozados, que oscilan de un bando a otro, entre desgracias reiteradas y relativos favores.

Guapo y varón

En este marco se produce el dronazo irresponsable, masacre ordenada jactanciosamente por Donald Trump, el “guapo y varón” del tango. «Entre la gente de avería. Patrón».
Arrogante populista que decide mantener de rehén, simplemente, al mundo.

Con un Premier tan brutal como Pompeo, que incluso se atreve a reclamarle, a los aliados europeos, una mayor solidaridad con sus barbaridades.
Pero los socios de la OTAN no son tan dependientes como determinados países del sur que interesan menos.
Alguno hasta necesita de la influencia del guapo para conseguir un crédito internacional, y todo para que un amigo personal gane una elección. Del mismo modo, necesita de su influencia aquel que le ganó al amigo, pero para no pagarlo.
Los socios europeos tienen suficientes problemas estructurales pero son -aceptémoslo- un poco más serios.
No pueden negar que, al menos con respecto al fantasma de Irán, estaban más entusiasmados con Barack Obama, El Keniano. Que con Trump, el prepotente guapo y varón que se los lleva desde el cuello y por twitter.
Con Obama coincidieron en alcanzar hasta un acuerdo nuclear que los iraníes se disponían a cumplir. Justamente cuando Estados Unidos, por intermedio del Guapo, se disponía a anularlo. Su problema no era Irán. Era Obama.
Menos aún los aliados europeos pueden asociarse al ajusticiamiento electoral del general Soleimani. Como el que acaba de ordenar Trump, a través del dronazo. Con el pretexto patriótico y moral que posibilite sacar, de las primeras planas, la humillación del juicio político. Creía que el bochorno le jugaba a favor, pero comienza a preocuparlo.
Pero el Guapo del Barrio no puede convencer a la señora demócrata Nancy Pelosi. Entonces nada puede reprocharle, ni exigirle, por ejemplo, al acosado Emmanuel Macron. Un muchacho que ya tiene suficiente con el país paralizado por el laberinto de la huelga civilizada, y en simultáneo salvaje.

Por Jorge Asís
Enviar noticiaImprimir noticia

Dejanos tu comentario

NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento.