2019/12/09 Política

La peor Cristina

Argentina
Enviar noticiaImprimir noticia

"LO MÁS IMPORTANTE ES EL JUICIO DE LA HISTORIA, Y A ÉL LOS PERSONAJES NO ASISTEN. CUANDO LA GRAN MAESTRA DE LOS HOMBRES EMITE SU SENTENCIA, EL VEREDICTO RECAE SOBRE LOS MUERTOS". FERNANDO HENRIQUE CARDOSO

El lunes, tal como estaba previsto, Cristina Elisabet Fernández,
llamada a prestar declaración indagatoria en una de las múltiples
causas por corrupción que la afectan, se subió a la pista principal
del circo de Comodoro Py para desplegar su habitual histrionismo y, por
supuesto, negarse a contestar a las preguntas que la hubieran obligado a
explicar hechos. Pudimos confirmar entonces que volvieron, pero peores.

A pesar de la marcada insolencia -rayana en el desacato- con que se
comportó, los jueces que debieron aguantar sus rencorosas diatribas no
reaccionaron, cuando una conducta similar de cualquier procesado hubiera
derivado en su inmediato encarcelamiento; si hubieran actuado así en
este caso, no hubiera podido invocar la protección de los fueros de su
nuevo cargo, ya que se trataba de un flagrante delito pero, seguramente,
se hubieran producido enormes conflictos en la calle.

La Vicepresidente electa, en la frase más rimbombante y soberbia, se
dijo absuelta en vida por el juicio de la Historia y auguró a los
magistrados la condena definitiva de ese tribunal universal. Se inspiró
en su numen revolucionario, nada menos que Fidel Castro, quien recurrió
a una mucho menos pretenciosa afirmación -_"la Historia me absolverá"-
_al ser llevado ante los Tribunales por los fracasados asaltos a los
cuarteles de Moncada y Céspedes en 1953; el tirano cubano, a su vez,
había parafraseado a Adolf Hitler cuando, en el juicio que celebró en
1923 por la fallida tentativa de tomar el Ministerio de Defensa alemán,
dijo: _"Aún cuando los jueces de este Estado puedan condenar nuestra
acción, la Historia, diosa de la verdad y de la ley, habrá de sonreír
cuando anule el veredicto de este juicio y me declare libre de culpas".
_¡Menudos antecedentes tuvo la actitud de la Vicepresidente electa!

Pero lo realmente grave no ha sido ese _stand-up_, ya que era por
completo esperable ya que fue inveterada su decisión de ejercer una
defensa política ante la imposibilidad de ejercer una técnica, es
decir, aquélla en la cual hubiera debido confrontar con los hechos,
probados hasta la náusea.

En cambio, la composición del gabinete de ministros que acompañará a
Alberto Fernández a partir del martes próximo ha provocado una
profunda inquietud, tanto en la sociedad cuanto en los mercados locales
e internacionales, ya que demuestra que el  "albertismo", imaginado por
tantas almas buenas como contrapeso al desaforado "cristinismo" en la
administración del Estado, no llegó siquiera a existir y sus
principales cabezas se han rendido ante la viuda de Kirchner y su
engendro político, La Cámpora.

La aparición en el nuevo equipo de nombres como Carlos Zannini
(Procurador del Tesoro), Eduardo _Wado _de Pedro (Interior), Agustín
Rossi (Defensa), Elizabeth Gómez Alcorta (Mujer), Luis Basterra
(Agricultura) y Sabrina Fréderic (Seguridad) muestran claramente quién
tiene el sabot en la mesa de juego y, sobre todo, cuáles son sus
prioridades. Pero, más que nada, que el kirchnerismo que volvió es
mucho peor que el último que debimos soportar, pues su jefa viene por
la impunidad, la venganza y lo poco que quedó después que viniera por
todo.

El inspirador de las peores medidas de la década robada se
transformará, desde el martes, en el jefe de todos los abogados del
Estado; la relación con las provincias será conducida por un dilecto
discípulo de quien tanto las apretara en su gestión anterior; en el
comando de las fuerzas armadas se repondrá a quien perdió misiles y
municiones; la abogada de Milagro Salas ocupará la cartera destinada a
equilibrar la participación de los sexos; el más fervoroso defensor de
la Resolución 125, irá a una de las carteras con mayor gravitación,
la del campo; y una garantista de la escuela de Zaffaroni y negadora del
rol de Hezbollah en los atentados de la Embajada de Israel y la AMIA
tendrá en sus manos la seguridad.

Mauricio Macri presentó el jueves un balance final de su gestión,
intentando vanamente reparar así el monumental error que cometió al
evitar decir la verdad sobre la herencia que recibiera en 2015, cuando
hubiera debido explicar que sólo podían esperarse sangre, sudor y
lágrimas. De cualquier modo, ese gesto tardío no impedirá que el
peronismo pegoteado, mucho más ducho en estas argucias políticas,
cargue sobre sus espaldas la responsabilidad de todas las medidas
amargas que, con certeza, deberá adoptar en los primeros meses de su
gobierno.

Pero, sin perjuicio de la opinión personal que cada uno tenga sobre el
Presidente actual, es imprescindible que hoy, sábado 7, a las 17:00
hs., hagamos acto de presencia en la Plaza de Mayo para ratificar ante
el mundo que aún existe en la Argentina una multitud (al menos 41%) de
personas que privilegian la República, la independencia de poderes, la
lucha contra la corrupción, el narcotráfico y la impunidad, y tantas
otras cosas del mismo tenor que estos cuatro durísimos años nos
permitieron descubrir que son posibles y a las cuales no estamos
dispuestos a renunciar.
 

Por Dr. Enrique Guillermo Avogadro
Enviar noticiaImprimir noticia

Dejanos tu comentario

NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento.