2015/10/20 Economía

Jorge Castro: "China es la ecomomía mundial de nuestra época"

Argentina
Enviar noticiaImprimir noticia

En un evento desarrollado en el CARI (Consejo Argentino para las > Relaciones Internacionales), el analista internacional y presidente del Instituto de Planeamiento Estratégico presentó su nuevo libro: China y la Argentina en el Siglo XXI.

En un evento desarrollado en el CARI (Consejo Argentino para las > Relaciones Internacionales), el analista internacional y  presidente del Instituto de Planeamiento Estratégico  presentó su nuevo libro: China y la Argentina en el Siglo XXI. "La clave en China no son sus cifras por más  asombrosas que sean sino las tendencias que revelan",  afirmó.  En el inicio de su  discurso, Jorge Castro elogió a Osvaldo Pacheco, director  de la editorial del libro, Pluma Digital. "Este  libro es en gran parte resultado de sus sugerencias e  insistencias". Y después continuó con sus  agradecimientos: "Agradezco al CARI, que me honra al  permitirme presentar este libro en su sede, en lo que  constituye sin duda el centro de pensamiento más  prestigioiso del país. Agradezco a Grobocopatel y Elizondo, a los que admiro y me siento vinculado hace años por una  relación de amistad y de afecto". En relación a la  actualidad económica de China y su enorme crecimiento en los últimos años, el analista internacional sostuvo:  "No hay vínculo  más importante para la Argentina que China en el siglo XXI.  China se ha convertido en la principal fuente de capitales  del mundo. La República Popular colocó en el exterior, 266  mil millones de inversiones directas el año pasado, sólo  por detrás de Estados Unidos, con 290 mil millones. Aunque  si se le suma las exportaciones, las colocaciones de capital de Hong Kong en el exterior, que ascendieron a 120 mil  millones, China más Hong Kong es la primera exportadora de  capitales del momento actual. La clave en China no son las cifras de su economía, por asombrosas que sean, sino las  tendencias que revelan. La inversión extranjera directa que recibía la República Popular hace diez años era 18 veces  mayor de la que invertía en el mundo. El año pasado, la  que colocaba afuera, era 1 vez y media mayor a la proveniente del sistema mundial. Y la tendencia lleva a que  se duplique las exportaciones de capital de China en el  exterior respecto de las que recibirá del mundo en el 2020. La tendencia que transforma a China en la principal fuente de  capitales del mundo se revela en los siguientes datos. La inversión extranjera directa global es el 12% del total  mundial en 2007 y trepó al 36% el año pasado. La capacidad  de inversión de China en el exterior depende de su superávit de cuenta corriente que ascendió a 10.3% del PBI  en el año 2007. Ese año, el superávit de cuenta corriente de China (flujo de capitales hacia el exterior) ascendió a 380 mil millones de dólares y luego se redujo de 10.3% a 2%  del PBI el año pasado. Pero sucede que a partir del 2007 el PBI chino ha crecido casi 40%, lo que significa que  asciende hoy a en dólares constantes, no en capacidad de compra doméstica, a 10 billones de dólares. Traducidos en  capacidad de compra doméstica PPP, representan 17.69  billones de dólares.Por eso, debido a la ampliación  de la base económica, el superavit de cuenta corriente chino hoy es prácticamente el mismo que en el año 2007  (290 mil millones de dólares). y tiende a crecer, en la  estimación del Deustche Bank Research, a 489 mil millones  de dólares, en 2019.Lo que hace China con la ampliación de sus inversiones en el exterior. Es un secreto a voces a tal punto que está a la vista. Es redesplegando  las reservas del Banco del Pueblo de Beijing, su banco  central, que subieron a 4.1 billones de dólares en el 2015  y que en los últimos 15 años concentró, casi en su  totalidad en la compra de títulos del tesoro  norteamericano"  Por último, expresó la injerencia del  gigante asiático en América Latina y en especial en  Argentina: "Lo que está haciendo China está  dirigiendo esa masa de capitales hacia el exterior en la  forma de inversiones directas y destina la mitad de esas inversiones, no a los países emergentes para la compra de  materias primas. Destina mas de la mitad de esas  inversiones, a la compra o inversión en los países  capitalistas avanzados. EEUU en primer lugar, Reino Unido en segundo lugar, Alemania en tercero. El resto al mundo  emergente, en especial a America Latina y en especial a  America del Sur. Este giro estratégico fundamental de la inversión china en el exterior está acompañado por tres medidas decisivas en el punto de vista estrategico. Está en marcha la plena liberalizacion de la  cuenta capital que ocurriría a ritmo actual, en el 2020 o  antes. Luego, la completa internacionalizacion del Renminbi  destinado a convertir su moneda en una de las tres monedas  globales junto al dolar estadounidense y el euro. El tercero  y más importante, es la instalación definitiva de un nuevo  sistema de instituciones capitalistas en Shanghai, en la denominada "Zona de libre comercio" donde el  comercio libre es lo de menos, lo fundamental es el libre  acceso y salida de las inversiones y la convertibilidad del Renminbi Lo que tiene lugar en un proceso de integración  con el sistema financiero internacional que confluiría en  el 2020 o antes. Completado este giro  histórico que está en marcha y estas tres medidas, lo que  hay que prever es que Shanghai se convierte en 15 años en  la principal fuente de capitales del siglo XXI, por encima de Londres y Wall Street. Tres son los  pasos fundamentales que vinculan a la Argentina con China en esta etapa de su historia. El primero es el establecido por  la relacion entre China y America Latina formulado y  presentado en la reunion de la CELAC (Comunidad de Estados  Latinoamericanos y Caribeños) en enero de este año que  implica la duplicacion del comercio bilateral entre China y America Latina hasta llevarlo a 1 billon de dolares en 2025.  Con un aumjento de la inversión china en la region que alcanzaría a 500 mil millones de dólares en los proximos  diez años.El segundo es el fijado en el viaje de este año del primer ministro Li Keqiang a Brasil, Chile, Peru y Colombia. En el que se anuncio en Brasil ante  el empresariado brasileño la creación de un fondo  industrial de la Republica Popular de 30 mil millones de  dolares destinado a fortalecer y diversificar la producción  y las exportaciones industriales en la región en las condiciones no del proceso de sustitución de importaciones que ha terminado en todas partes del mundo sino en las  condiciones de la nueva revolucion industrial surgida del capitalismo avanzado. Lo dijo Li  Keqiang.Este giro de la inversión china  hacia la industria manufacturera es especialmente relevante para tres países de America Latina que son los que han ido mas adelante en el proceso de industrializacion: Brasil, Mexico y Argentina, que tiene una historia de desarrollo  industrial de más de 120 años. El  tercero y fundamental es lo determinado por el acuerdo entre  Argentina y China de enero último, convertido en ley por el  congreso de la nacion que precisa las bases para la relacion  entre los dos paises por los proximos quince, veinte  años. Esto es, o al menos he intentado,  la médula de este libro sobre China y Argentina en el siglo  XXI. China es la economía mundial de nuestra epoca. La  inversion en capital es el nucleo decisivo de la acumulacion  capitalista. La Republica Popular se ha convertido en la  principal fuente de inversiones del sistema global. Este es  el dato estrategico fundamental que establece el caracater  prioritario que tiene para Argentina y el resto de los  paises de la region, el vinculo con China en el Siglo XXI".

Por Dr. Jorge Castro
Enviar noticiaImprimir noticia

Dejanos tu comentario

NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la aceptacion del Reglamento.